La economía consolida su avance, con impacto positivo en la confianza de los consumidores

Economía 23 de septiembre Por
Sin grandes diferencias respecto a lo que ya había adelantado el estimador mensual del INDEC –el Instituto Nacional de Estadística y Censos-, los datos sobre la evolución del PIB –el Producto Interno Bruto- correspondientes al segundo trimestre del año corroboran el avance ya consolidado que viene mostrando la economía, al tiempo que ponen de relieve el mayor protagonismo que ha ido adquiriendo la inversión como motor del crecimiento
Ver galería cuatromiradas
1 / 2 - cuatromiradas

(EstudiosBancoCiudad.com.ar – CABA)  Asimismo, en la semana también se conocieron indicadores privados con información más reciente, los cuales dan cuenta de una mejora sostenida de la actividad agregada en el tercer trimestre, algo que repercute ya de forma más palpable en la confianza de los consumidores. Finalmente, los últimos datos fiscales reflejan una favorable evolución de las cuentas públicas, tendencia que ayuda a dotar de mayor previsibilidad al rumbo económico.

De acuerdo a los datos del Producto Bruto publicados por el INDEC, en el segundo trimestre del año la economía se expandió un 2,7% interanual (i.a.) y 0,7% en relación al trimestre previo sin estacionalidad (s.e.), acumulando cuatro trimestres consecutivos en alza. Sin mayores sorpresas respecto de lo anticipado por el EMAE, lo más interesante pasó así por la evolución de los distintos componentes de la demanda agregada, en donde se observó un importante avance de la Inversión, con una suba de 8,3% contra el trimestre previo (+7,7% i.a.), que constituyó su incremento más importante desde el año 2010.

niveleseconomia

La Inversión se encamina, de este modo, a posicionarse como el componente más dinámico de la demanda doméstica, en sintonía con lo previsto en el Proyecto de Presupuesto Nacional 2018, que contempla un crecimiento de esta variable del 10,1% para este año y 12% para el próximo. Por su parte, el Consumo Privado también pasó a mostrar un avance más pronunciado, con una suba de 3,8% (s.e.), en comparación con una variación de 2,2% en el primer trimestre, en línea con la recuperación del poder de compra de los salarios.

Con el foco puesto ya en el tercer trimestre, el Índice General de Actividad de O.J. Ferreres experimentó una variación interanual de 5,1% en agosto, acumulando en lo que va del año una mejora de 2,7%. Con esto, la economía ya se encuentra operando por arriba de sus niveles de fines de 2015, habiéndose recuperado plenamente de la contracción del año pasado. Además, si bien este indicador se mantuvo estable en el margen, vale la pena resaltar que, aún de ubicarse en septiembre en los mismos niveles de agosto, la economía pasaría a presentar en el tercer cuarto del año un avance 1,1% en relación al segundo, acelerándose el crecimiento.

Por otro lado, en un marco como el actual, en el que prevalece un avance ya consolidado de la actividad económica, se observa también una notoria mejora en la confianza de los consumidores. El Índice elaborado por la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) presentó un salto importante en septiembre, al marcar una suba de 7,2% contra el mes anterior y de 17,9% respecto a un año atrás, volviendo a superar los 50 puntos, es decir, el umbral a partir del cual el porcentaje de respuestas positivas es superior a las negativas, capturando un mayor optimismo respecto de las condiciones presentes y futuras. Se destaca, además, el alza del 22,2% mensual (y 68% interanual) en la predisposición para la compra de bienes durables e inmuebles, un dato va de la mano con el repunte que se observa en el mercado inmobiliario, como así también con las cifras récord de patentamientos de automóviles y motos 0km.

laeconomiaargentina

En lo que hace al resultado fiscal de agosto, el déficit primario fue un 30% menor al de un año atrás, profundizando el retroceso de 9% verificado en julio. Los recursos fiscales, con una suba de 30,5%, volvieron a crecer varios puntos por arriba de los gastos, que siguieron moderando su paso hasta un 17,4% i.a., gracias al retroceso de los subsidios económicos (-30%). Por otro lado, la fuerte caída que experimentó el déficit primario arrastró también al resultado financiero, con un “rojo” 19% inferior al de agosto 2016.

Con esta evolución de los ingresos y erogaciones, el déficit primario acumulado al mes de agosto equivale a 1,9% del Producto, 1,3 puntos del PIB por debajo de la meta planteada para los primeros tres trimestres del año (3,2%). Lo anterior da la pauta que el gobierno se encuentra bien encaminado para sobrecumplir el objetivo originalmente previsto para 2017 (-4,2% del Producto), en línea con plasmado en el proyecto de Presupuesto Nacional 2018 (-4% del PIB), dejando un buen punto de partida de cara a la meta del próximo año (-3,2%).

En suma, tras haber estado en el centro de la inestabilidad macroeconómica que aquejó al país durante los últimos años, la política fiscal comienza a mostrar una progresiva mejora, contribuyendo a dar forma a un escenario de mayor certidumbre. Entre otras cosas, ello derrama en los mercados financieros, comprime la prima de riesgo país y, en última instancia, reduce el costo de financiamiento que enfrentan tanto el gobierno nacional, como las provincias y las empresas locales, ayudando a consolidar la mejora de la actividad económica y el despegue de la inversión privada.

Te puede interesar