“Una Argentina fracturada, dividida y claramente postergada”, Agustín Salvia

Economía 11 de diciembre de 2017 Por
En la mañana del lunes 11 de diciembre, el director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina – la UCA- señaló que “hoy hay menos pobres que en 2015, pero los pobres de hoy son más pobres, por eso hay más indigencia”
Ver galería imagenesdepobreza
1 / 2 - imagenesdepobreza

(www.enter-ate.com.ar – General Pico – CABA)  En declaraciones periodísticas, Salvia particularizó que según el informe del Observatorio de la Deuda Social de la UCA “los pobres de hoy están más lejos de salir de la pobreza porque no hay mercado interno, no tienen consumo barrial”.

Para el Observatorio de la Deuda Social de la UCA el 31,4 por ciento de la población urbana es pobre, de los cuales un 5,9 por ciento es indigente. Esto significa que la pobreza golpea a 13.500.000 personas. De este total, 2.540.000 son indigentes.

Con relación al informe que para ciertos sectores sociales es la fotografía de la realidad de la Argentina, el  48,4 por ciento de los menores de 14 años vive en hogares pobres. En números significan que son cerca de 5.200.000.000, de los cuales 1.070.000 pertenecen a familias que no tienen ingresos para asegurar una alimentación básica, detalla el informe. “Es decir son indigentes”, remarcaban miembros de las organizaciones sociales que trabajan –desde hace tiempo- con los sectores más vulnerables de la sociedad.

De esta manera, casi 5 de cada 10 niños se alimentan, se educan y se desarrollan entre familias que no pueden comprar los bienes y servicios básicos lo que constituye un factor de reproducción de la pobreza. La proporción de mujeres indigentes 7 por ciento es mayor que entre los varones, 5,5 por ciento. Y también en la pobreza: 36,1 porcentual entre las mujeres y 29,7 por ciento entre los hombres.

doscaras

Respecto  a la condición socio-laboral, la indigencia alcanza al 17,5% de los trabajadores marginales, por ejemplo, por trabajar "en negro". Y al 13,5% de los que viven en villas –favelas para brasileños; callampas para los chilenos; cantegriles para los uruguayos- y asentamientos. En tanto, la pobreza engloba al 64,5% de los trabajadores marginales, al 39% de la "clase obrera integrada" y al 56,8% de los que viven en villas y asentamientos.

Si se toman las regiones urbanas, el Gran Buenos Aires encabeza la pobreza con el 37,4 por ciento, mientras que el 7,9 por ciento de los habitantes en esa zona son indigentes. Por su parte, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la pobreza llega al 8,5 por ciento y la indigencia se ubica en el 2,7 por ciento.

“Los que salieron de la pobreza son los segmentos medios bajos, o formales intermedios. Para las clases media, más allá del aumento de las tarifas, está habiendo una cierta recuperación, ahí se está observando de alguna manera la reactivación económica”, indicó Salvia.

Empero, en el sector  del 40 por ciento más pobre “la situación no es tan favorable y esa situación es difícil de modificar si no hay políticas hacia el mercado interno. Y la política vinculada a ser bajar la inflación hace que esté aplacado el mercado interno”, sostuvo.

Cuando se le preguntó acerca de lo que podría suceder con el inminente aumento de tarifas de servicios y una actualización de la jubilación, Salvia aseguró que “eventualmente produciría una aumento de la pobreza que sólo se podría haber compensado con una baja significativa de la inflación”.

 

Te puede interesar