Tras la victoria de Donald Trump, desensillar hasta que aclare

Internacionales 09 de noviembre de 2016 Por
Horas antes de que se conocieran los primeros guarismos en la elección –trascendental- de los Estados Unidos, las variables económicas financieras mostraban disparidad de criterios. Al estilo de un serrucho, todo estaba recortado y en muchos casos, las bajas eran notorias
Ver galería americanwayoflife
1 / 2 - american way of life

(www.enter-ate.com.ar – General Pico – CABA - Washington –  por Alberto Bastia *)  El recinto bursátil de Nueva York, cuándo todavía se votaba en la jornada del martes 08 de noviembre, exhibía incertidumbre por lo que sucedería. Nada daba por sentado un triunfo de la candidata demócrata Hilary Rodham Clinton pero tampoco nadie indicaba que el perdedor en la madrugada del Norte sería el magnate Trump, hombre del Partido Republicano.

Y menos apostaban la mayoría de los medios de comunicación de los Estados Unidos y ni qué decir de los principales formadores de opinión en Europa. Un continente que tampoco está estable. El Ejecutivo español –el del popular Mariano Rajoy- gobierna con una minoría complicada en el Parlamento; una Francia que está debatiéndose entre la crisis por efectos de lo que sucede en geografías como la poderosa China; una realidad grave como la helénica conducida por el izquierdista –con tintes más bien de mercado que otra cosa- Alexis Tsipras y con una realidad europea más obligada a mirar para adentro que para levantar cabeza y abrir el juego al otro lado del Atlántico.

Y mientras se iban conociendo los resultados de los electores el frío corría para unos y el sudor del nerviosismo para otros, tal vez esa sensación corporal demostraba que el próximo Presidente de la principal potencia del Mundo era un retrógrado; un xenófobo; un desquiciado que a pesar de esos calificativos recibía el respaldo de la mitad del electorado Yankee.

americanwayoflife

Una sociedad que, sin lugar a duda cosecha una dosis de hipocresía de alto vuelo. De lo contrario, el hombre de los emprendimientos inmobiliarios –no debería dejar de pensar que detrás de esos emprendimientos se esconde un lavado de fondos- no debería ser quien el próximo 20 de enero de 2017 jure conducir los destinos de los Estados Unidos.

Porque el fantasma del fraude si bien sobrevoló sobre distritos con alto contenido afroamericano y latino, en lugares donde la violencia contra los afros se convirtió en moneda de curso corriente, Trump arrasó literalmente.

Tal vez, la vergüenza para algunos de manifestar que su voto iría para la matriz más reaccionaria y recalcitrante del estilo americano de vida deba ser una de las razones para entender la vitoria de Trump.

Y no porque su contendiente Clinton fuera trigo limpio. Sus notorias vinculaciones con el mundo financiero; sus votos –cuando ocupaba la banca del Senado por el estado de New York- para la invasión en Medio Oriente y su perfil guerrerista, en ocasiones algo descafeinados, pero guerreristas al fin, tambien no despertaba euforia entre los latinos y los afroamericanos y mucho menos entre los sectores blancos de la clase obrera y la pequeña burguesía Yankee.

Algo movía pero no como para dar por sentado que lo único que restaba conocer, en la noche del martes 08 y en la madrugada del miércoles 09 de noviembre, era la diferencia entre Clinton y Trump.

clintontrump

La historia, en fin se escribió de otra manera. Con otro formato. Con el del miedo, ya por hallarse descubierto, sino por lo que se intuye serán los cuatro años de mandato de esa mezcla de desprecio por el diferente y por una política que cerrará sus fronteras. Lo hará, primero para con quienes desde México –la frontera ‘caliente’- u otros destinos intenten desembarcar en Estados Unidos. Pienso solamente en los refugiados de Siria que hoy esperan algo de Europa. Que por ventura no se arriesguen a fantasear con un estilo de vida mejor en la tierra de los Simpson, en la patria de las hamburguesas y de las transacciones financieras.

Y el otro cepo, ya lo señaló en su campaña, tiende a blindar su economía; a poner todo tipo de trabas a la importación. Una política que, este miércoles marcaban algunos analistas consultados por este portal respecto de la metodología implementada por el actual Presidente  argentino, el Ingeniero Mauricio Macri.

Aunque ni bien ya se había consagrado –faltaba la formalidad del conteo final de los electores- Presidente, Trump puso algún paño frío en la ardiente noche política del martes.

"Es tiempo para cicatrizar las heridas de la división", dijo Trump. "Le prometo a todos los ciudadanos de este país que seré el presidente de todos los estadounidenses, y eso es muy importante para mí".

En tanto, en tierras gauchas –en la Argentina- un referente del mundo alimentico local sostenía que, “Macri, que se dice liberal, abrió las importaciones pensando que con eso se mejorara la competencia doméstica”. Añadiendo que “conste que lo voté a Macri porque se hacía insostenible todo lo que provenía de Cristina Kirchner”, la ex Jefe de Estado que el entregó los atributos, el pasado 10 de diciembre al sucesor Macri.

“Si sólo entendieran los gobernantes que debe mejorarse lo que se produce en el país con medidas proteccionistas y permitir el ingreso de lo que no producimos, también con estrictos controles, estarían mejor vistos”, en referencia a una merma en la imagen que en las últimas semanas se visualiza respecto a la gestión macrista, que todavía no cumple un año de gestión. Mirada que proviene de un mediano empresario del sector de la marroquinería, uno de los segmentos que vio caer en más de 50 por ciento sus ventas, producto de la llegada de artículos producidos en el exterior, “en general, desde el Brasil”, concluyó.

Así las cosas, el cambio de timón en Washington traerá algunas oleadas en la geografía argentina. Oleaje, que como en el mar siempre es de cuidado.

La más latente, la más cercana –por la dependencia que existe en la divisa estadounidense- la expresaron, a primera hora de este miércoles 09 de noviembre, fuentes cercanas al Banco Central de la República Argentina.

“No sería extraño que desde el Central se implemente la herramienta del tipo de cambio flexible. O sea que oferta  y demanda regule libremente la cotización”, nos lo indicaban dos hombres del riñón de la conducción de la entidad madre en la arena bancaria local.

Un dato para tenerlo presente y, si es posible ponerlo bien a la vista: si alguien, privado de menor o mediana cuantía, tenía la intención de captar deuda, hoy y por lo menos hasta mediados del año venidero guarde esa idea en el baúl de los recuerdos.

 

Por ahora, desensillar hasta que aclare.

(*) Alberto Bastia, Director Propietario de www.enter-ate.com.ar

 

Te puede interesar