Rusia, un destino ciertamente lejano

Internacionales 11 de noviembre de 2016 Por
A un año largo del comienzo de los partidos por el Mundial que tendrá su sitio en la Rusia de la Plaza Roja, la del Kremlin y la de las heladas aguas del Volga, el más caudaloso de los ríos de esa extensa geografía, la selección argentina dio otro paso en falso, otra derrota más
Ver galería brasilargentina
1 / 2 - vapuleo atonito

(www.enter-ate.com.ar – General Pico – Belo Horizonte – por Alberto Bastia *)  La noche brasileña se hizo más brasileña que nunca y menos argentina de lo esperado. Ni la esperada presencia de Messi pudo frente al atropello de la selección del Brasil, la que conduce Tite. Vapuleo; desconcierto; mal enganche por todos lados. Una conjunción nada perfecta, sino todo lo contrario.

Una selección como la del Brasil jugando como lo sabe hacer: el jogo bonito de hace décadas dijo presente en Belo Horizonte. Y también dijo presente el flaco, por ser contemporizador, desempeño de la selección de la Argentina, la que conduce un reposado “Patón” Bauza.

tricota

De malo a peor, todo en la noche del jueves 10 de noviembre, el día de la Tradición en tierras gauchas. En las tierras del Martín Fierro, el desconcierto ganaba espacio. Como ese chofer que no encuentra la ruta para llegar a su destino.

Ese destino, el de la clasificación para Rusia está lejos. No definitivamente lejos, pero hoy huele a utopía. En la grilla de posiciones, la Argentina está en el sexto peldaño, dos por debajo de la clasificación directa y también dos fuera del repechaje.

Todavía quedan lides para definir el pasaje y el pasaporte a la Rusia del vodka. Empero, ese puente no logra hacerse sólido. Y no se cristaliza porque la millonada de euros que cotiza el plantel no se traduce en juego coordinado; menos en goles de sabor.

Tres a cero y se cerró el encuentro. Explicaciones sin sentido pueden sobrevolar por donde sea. Lo real, lo cierto es que el seleccionado argentino –el que tiene a hombres como Messi; Higuaín; Di María; el “Kun” Agüero y otros más que suman millones de euros en sueldos y primas- es una mala copia de otros que llenaron de gloria al fútbol nacional.

bauzadecepcionado

Una vez más se intentó apelar a lo mágico. A que se unieran Messi y algún otro de los dispares jugadores y al final el balón ingresara en el arco rival.

Ni la ayuda de los hados, ni nada que estuviera fuera del elocuente desempeño de los seleccionados se tradujo en certeza.

Lo real es que la Rusia del Hermitage; la del Mausoleo a Lenín; la de los Museos esplendorosos sabe a ilusión, tanto auditiva como óptica.

El próximo paso, no de baile sino de juego terreno tendrá su escenario el próximo martes 15 de noviembre  en tierras sanjuaninas.

 

Colombia será el rival y tal vez el son del vallenato inunde la orografía cuyana. Nada puede arriesgarse ante un equipo que no logra orientar su timón a un destino certero.

 

(*) Alberto Bastia, Director –Propietario de www.enter.ate.com.ar

 

 

 

 

Te puede interesar