El artista

cultura 11 de agosto de 2018 Por
A lo largo de la historia nos encontramos con innumerables definiciones acerca del arte, pero resulta aún más complejo definir al artista. Personaje inmerso sensiblemente dentro del contexto en el que se encuentra, exponente y producto de su entorno, el artista absorbe y codifica las fuerzas, las corrientes que actúan y gestan los perfiles de la sociedad a la que pertenece.
vancogh.jpg.
vancogh.jpg.

(Especial para Enter-ate.com.ar – San Antonio de Arredondo - Mónica Jibsi) Incluso antes de la ruptura esencial del siglo xx, el artista tal imprime en su obra, su particular mirada sobre el mundo, su percepción real, y, en consecuencia, el efecto crucial que esto deja en su ser.

En su búsqueda interna, se dispone a abandonar las formas; se despoja de la convención y el tiempo, para emprender un viaje, en el que estará dispuesto a abrir sus ojos al sol, si tan solo sospechara, que es allí donde la verdad se encuentra. Acepta el hecho ineluctable de que en tal viaje esta solo, y casi de manera involuntaria, acepta su condición.

Es aquí, en ese diálogo entre esas dos dimensiones sensibles; la de la realidad del mundo y la del universo interior, donde tiene lugar su gran contradicción, donde su auténtico drama se desarrolla; porque es allí donde descubre su anhelo, y donde paradójicamente, halla también su desolación.

Dos brillantes artistas, pertenecientes a épocas y culturas diferentes, como Goya y Van Gogh, se encuentran en el centro mismo de esta contradicción, y es a partir de ella y desde ella; donde nutren y alimentan la esencia de su obra.

goya



vangoghvincent

Goya, en sus ¨caprichos”, serie de aguafuertes y aguatintas, se atreve a denunciar y exponer los abusos y la hipocresía de una sociedad enviciada y débil; permitiéndose ciertas licencias creativas en post de la expresión sin condicionamientos. Asume el riesgo con absoluta consciencia; ¨…para ocupar la imaginación mortificada en la consideración de mis males, me dediqué a pintar un juego de obras de gabinete en que he logrado hacer observaciones a que regularmente no dan lugar las obras encargadas, y en el que el capricho y la invención no tienen ensanche.” (1794).

El sueño de la razon produce monstruos



Su obra desafía y cuestiona una realidad impuesta, dejando expuesta la verdad sobre su naturaleza y develando su condición.

Van Gogh, percibe el auténtico drama de la condición humana a la vez que vislumbra la posibilidad de su salvación, sumerge su ser por completo en el intento de develar esa verdad, y en esa entrega absoluta, sucumbe a su propia sensibilidad.

joyvngogh

En la obra de ambos subyace latente el desvelo; la osadía de pararse frente a la propia verdad y volverla materia sensible; uno desde su rol activo dentro de la sociedad; el otro, desde la mas indiferente marginalidad. Y en los dos la absoluta decisión sin restricciones ni reparos, de manifestar su mundo interno.

(*) Mónica Jibsi, artista plástica, pampeana residiendo en San Antonio de Arredondo, Córdoba

Te puede interesar