Alarmante

Internacionales 22 de septiembre de 2018 Por
Los partidos de la coalición de Gobierno alemana siguen cayendo en las encuestas. En cambio, la opositora AfD, la extrema derecha nacionalista, subió a 18 por ciento, ubicándose en segundo puesto en un reciente sondeo
laultraderecha
laultraderecha

(www.Enter–ate.com.ar – General Pico - Berlín) Si el próximo domingo 23 de setiembre se llegaran a celebrar elecciones para el parlamento germano federal, cristianodemócratas y socialdemócratas obtendrían, juntos, solo el 45 por ciento de los votos. Así lo indica un sondeo del primer canal de la TV alemana, realizado por el instituto demoscópico Infratest Dimap.

Aunque los cristianodemócratas de Angela Merkel seguirían siendo los primeros de la lista, cosecharían el peor resultado desde que se comenzó a realizar en 1997 este sondeo llamado "Tendencia en Alemania” (Deutschlandtrend): un 28 por ciento.

Con un 18 por ciento le seguiría la Alternativa para Alemania, AfD, posicionándose como segunda fuerza política del país. Eso desplazaría a los socialdemócratas del SPD, actualmente aliados con Merkel, al tercer lugar, con apenas un 17 por ciento de preferencias.

fascistas

 

Pérdida de confianza

Otro sondeo, llevado a cabo por el grupo mediático alemán Funke en cooperación con el instituto de encuestas en línea Civey, indica que la crisis generada en torno al polémico jefe de los servicios secretos internos alemanes, Hans-Georg Maassen, finalmente relevado de su cargo, se ha traducido en una pérdida de confianza de los ciudadanos en el Gobierno.

Más de dos tercios (71,8 por ciento) de los encuestados declararon que ahora tienen menos confianza en el Ejecutivo. Solo el 6,1 por ciento dijo tener "más" o "verdaderamente más" confianza en el trabajo del Gobierno después de haber relevado de su cargo a Maassen, quien puso en duda que hubiera habido cacerías de inmigrantes en Chemnitz, en el este de Alemania, tras la muerte de un alemán a manos supuestamente de refugiados. El malestar ciudadano se deriva de que Maassen perdió el puesto, pero se anunció su traslado al Ministerio del Interior como secretario de Estado, lo que supone un ascenso.

Te puede interesar