Felipe González se pregunta si el diálogo con los independentistas conduce a algo

Internacionales 02 de octubre de 2018 Por
Los independentistas -catalanes- están en "una posición binaria" que hace "difícil" negociar, afirma el expresidente del Gobierno de España
independentistas
independentistas

(www.EuropaPress.es – Zaragoza) El expresidente del Gobierno Felipe González se ha preguntado este martes si el diálogo con los independentistas conduce a algo cuando sólo les interesa hablar de la autodeterminación "sí o sí" y de la destrucción de la integridad territorial de España.

De visita en Zaragoza para asistir a una reunión del Consejo Empresarial de CEOE Aragón, Gonzáles ha señalado -este martes 02 de octubre- que ve al Ejecutivo de Pedro Sánchez intentando "distender, hacer un esfuerzo de diálogo". Y aunque piensa que es "mejor" el diálogo por el diálogo que el enfrentamiento por el enfrentamiento, ha advertido de que también "hay que saber si hay un diálogo que conduzca a algo".

González opina que los independentistas catalanes, "encabezados por Torra", se hallan en "una especie de posición binaria" en la que "es difícil que haya una negociación". Y percibe que sólo quieren hablar de la "autodestrucción" de la integridad territorial de España y de autodeterminación "sí o sí", sin interesarles lo demás, partiendo de la base de que "nadie va a tocar las competencias".

El exlíder socialista ha manifestado su "preocupación" tras haber visto, este lunes, al presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, como si fuera "el presidente de los CDR, contra su obligación, que es presidir a la Policía Autonómica y mantener el orden público". "Era más el líder de los CDR que el presidente de los catalanes, incluyendo a los Mossos d'Esquadra, que están a sus órdenes", ha señalado.

Sobre el posible apoyo de los independentistas catalanes a los Presupuestos Generales del Estado de 2019, Felipe González ha dicho que no tiene "ni idea" de cuáles son las motivaciones que pueden llevarles a apoyar o rechazar los PGE, pero sí ha opinado que hay "cosas que son imposibles o disparatadas", como es "ligar el voto a los PGE con interferir en el poder judicial".

 

APOYO A LLARENA

Por otra parte, ha manifestado todo su apoyo "al esfuerzo que hace el juez Pablo Llarena", instructor de la causa del procés, porque sobre sus hombros, y no le corresponde, pesa nada más y nada menos que la defensa del Estado democrático de Derecho y la integridad" territorial de España, lamentando que "una cierta dejación, durante un año, de la política le ha colocado en esa situación".

González ha apuntado que ahora se siente "más solidario con él, independientemente de que tenga criterios distintos respecto de los delitos de rebelión y sedición", ha continuado el expresidente, quien ha aseverado que Llarena es "un gran magistrado y un gran instructor" que ha sido "indecentemente atacado por los que no respetan ni la independencia del poder judicial ni la jefatura del Estado y a la vez piden respeto para ellos", para los políticos independentistas encarcelados.

 

catalanes

ARTÍCULO 155

A González le llama la atención que "antes nadie quería aplicar" el artículo 155 de la Constitución "y ahora todos creen que hay que aplicarlo". Ha considerado que "tienen que dialogar más entre las fuerzas políticas y reflexionar seriamente", observando que "hace un año y medio, cuando el Gobierno de Rajoy llamó a un PSOE muy enfrentado políticamente con el Gobierno, cuando se trató de una cuestión de Estado, se sentó a hablar y llegaron a acuerdos".

Ha sugerido "que la posición no cambie, se esté en el Gobierno o en la oposición, para hablar de este tema" y "si es posible llegar a acuerdos en cómo se trata".

Ha afirmado que "difícilmente se podría afirmar categóricamente" que fuera necesario aplicar hoy el 155. Al tiempo, ha manifestado que a su juicio "hubiera sido oportuno, después de haber intentado lo que no se intentó, avanzar políticamente, aplicar el 155 cuando el entonces presidente Artur Mas convocó un referéndum o una consulta hace muchos años".

Ha opinado que "si entonces se hubiera hecho, algunas de las derivadas que estamos viviendo se hubieran evitado porque hubiera sido la última razón para evitar una evidente deslealtad institucional como la que estamos viendo".

González ha argumentado lo siguiente: "Yo era el que era siempre condenado a las penas del infierno cuando decía que el 155 era un artículo tan constitucional como los demás y llamaba a la responsabilidad política, no a ampararse debajo de las togas para resolver problemas políticos".

"Nadie quería entenderme durante años", pero "antes hubiera sido más oportuno aplicarlo" porque "garantiza que la descentralización política propia de un Estado autonómico federal no se transforma en una desagregación o centrifugación del poder creando reinos de taifas".

Este artículo garantiza, ha referido, "que el juego de la descentralización política tiene un elemento de compensación, que es la lealtad institucional, para mantener esa cohesión entre todos los ciudadanos".

Respecto a las líneas rojas traspasadas, el expresidente ha expresado que no sabe cuáles son todas y que las más graves de las traspasadas en este periodo histórico son las del 6 y 7 de septiembre del año pasado, cuando la mayoría simple nacionalista aprobó en el Parlamento catalán las leyes del referéndum y de transitoriedad jurídica, "saltándose absolutamente el Estatuto de Autonomía y la Constitución".

Ha hecho notar que "cambiar una ley electoral en Cataluña era imposible porque exigía dos tercios y cambiar un artículo del Estatuto de Autonomía era difícil porque necesitaba dos tercios, pero derogar la Constitución y el Estatuto en un solo acto se hizo el 6 y 7 de septiembre". "Digamos que esas fueron todas las líneas rojas traspasadas de una vez y lo demás son consecuencias".

 

REUNIÓN CON LA CEOE ARAGÓN

En la reunión con el Consejo Empresarial de CEOE, Felipe González ha expuesto que "tenemos un debate político muy a ras de suelo, por el nivel, y problemas institucionales importantes, serios, y también estructurales del futuro de nuestra economía".

En el encuentro, ha apostado por superar, aunque le parece "imposible", la costumbre según la cual "cuando las cosas van bien la responsabilidad es nuestra y cuando van mal es de otros".

Te puede interesar