Una vuelta al pasado

Internacionales 08 de octubre de 2018 Por
Así puede calificarse al resultado electoral de este domingo 07 de octubre en Brasil en donde, el candidato de la ultraderecha Jair Bolsonaro llegó al 47 por ciento de los votos dejando en segundo lugar, muy distanciado, al candidato del Partido de los Trabajadores -PT-, Fernando Haddad -29 por ciento- abriéndose la instancia del balotaje para el venidero domingo 28 del corriente mes
Ver galería ununderstanding
1 / 2 - ununderstanding

(www.Enter-ate.com.ar – General Pico – Sao Paulo – por Alberto Bastia *)   “Una vuelta a las catacumbas”, precisaba un dirigente del PT, el partido fundado por el hoy encarcelado ex Presidente Luis Inácio “Lula” Da Silva, tras conocerse los primeros guarismos de la elección presidencial en la mayor economía de América del Sur.

Por entonces el diputado federal por Rio de Janeiro, ex capitán del Ejército; adorador del autoritarismo; justificador de la dictadura y una de sus prácticas más aberrantes como la tortura; homofóbico; y todo lo que se pueda imaginar de un hombre que justifica la violencia de género, lideraba los guarismos con casi el 49 por ciento. O sea, a un paso de consagrarse Presidente en la primera vuelta.

Fueron arribando nuevos datos y ese casi “Presidente” bajaba -levemente-pero bajaba en los resultados.

El número más preocupante lo arrojaba el porcentaje de abstenciones: un 20 por ciento de los 147 millones de brasileños empadronados no creía en ninguno de los candidatos. O sea, el descrédito en política; producto de la crisis por el Lava Jato; la destitución de la ex Jefe de Estado Dilma Rousseff y ese aporte -nada menor- de una sociedad como lo son las iglesias evangélicas y los grandes medios de comunicación que se encargaron de condenar anticipadamente a “Lula” y todo lo que oliera a PT.

simplesladris

El día después como así también en las semanas previas al comicio se hablaba -lo informaban analistas políticos recostados en la vereda bolsonarista- de que Jair Bolsonaro era un hombre ajeno a la política y que con los resultados de este domingo “el PT había quedado pulverizado”.

Ni una cosa, ni la otra.

Bolsonaro hace 30 años que ocupa un banco como diputado federal por Río de Janeiro, la ciudad con el mayor índice de criminalidad. O sea, no es un advenedizo. Conoce bien los vericuetos del mundo de la política.

AL PT lo votaron 3 de cada 10 empadronados. O sea, no está pulverizado. Simplemente, sufre de una avanzada de la crisis que sumió en el carromato de la corrupción a encumbrados dirigentes de ese partido. Y no debe olvidarse que, el candidato nato del PT –“Lula “Da Silva, está encarcelado y quedó inhabilitado para competir-, ya que de no haber sido así, hoy la realidad hubiese sido otra.  “Lula” sin haber sido electo por el congreso partidario para competir, ya lideraba todas las encuestas con una intención de voto superior al 40 por ciento. 

votaron

Ahora bien, estos venideros 21 días serán febriles para ambos candidatos. Bolsonaro tendrá que lograr que ese porcentaje crezca o al menos se mantenga en esos parámetros del 47 por ciento. Y Haddad, ex Alcalde de Sao Paulo, deberá tejer alanzas con los dirigentes de la centro izquierda y conseguir que esos votantes se vuelquen para su sector.

dois

De no ser así, un futuro bien peligroso se abrirá en Brasil. Con el discursó de “la mano dura” el ex hombre del Ejército se fue metiendo en el cuerpo social de millones de brasileños.

Así las cosas, lo que está en juego es nada más y nada menos que la DEMOCRACIA; así en letras de molde y sin aditamentos.

 

(*) Alberto Bastia, Director-Propietario de www.Enter-ate.com.ar

 

 

Te puede interesar