Alarma en la península

Economía 31 de enero de 2019 Por
En la jornada del viernes 31 de enero, quedó confirmado que Italia entró oficialmente en recesión y ha encendido las alarmas
Ver galería giuseppeconte
1 / 3 - giuseppeconte

(www.Enter-ate.com.ar – General Pico – Roma) La economía de Italia –una de las principales economías europeas- se contrajo por segundo trimestre consecutivo a finales del año pasado, con lo que el país entró oficialmente en recesión.

El Producto Bruto Interno (PBI) cayó un 0,2 por ciento trimestral entre octubre y diciembre, tras una caída del 0,1% en el tercer trimestre, y aumentó un 0,1 por ciento en términos interanuales, según la oficina nacional de estadísticas ISTAT.

El descenso del cuarto trimestre fue más pronunciado de lo esperado. Un sondeo de la agencia noticiosa Reuters entre analistas había apuntado a una caída intertrimestral del 0,1 por ciento y un crecimiento interanual del 0,3 por ciento.

economyitaly

Los analistas a menudo definen dos trimestres consecutivos de disminución del PIB como recesión "técnica", aunque la economía italiana creció en 2018 en conjunto y se prevé una expansión moderada este año.

Los datos confirmaron la posición de Italia entre los rezagados en el crecimiento de la zona euro. El bloque de 19 naciones creció un 0,2 por ciento en el cuarto trimestre, según Eurostat, en consonancia con las expectativas del mercado.

Se trata de la misma tasa italiana que en el tercer trimestre, cuando fue la más baja en cuatro años, mientras que la expansión interanual del 1,2 por ciento de la zona euro marcó un nuevo mínimo de cinco años. La desaceleración de la economía europea refleja el deterioro registrado en sus cuatro principales motores económicos, después de que Alemania haya estimado un crecimiento del 1,5 por ciento en 2018, su menor expansión desde 2013; Francia del 1,5 por ciento, frente al 2,3 por ciento de 2017; España del 2,5 por ciento, frente al 3 por ciento de 2017, lo que supone su menor alza desde 2014; e Italia haya confirmado su entrada en recesión en el último trimestre de 2018.

Los datos presentan un dilema para el Banco Central Europeo, que finalizó su programa de estímulo para la compra de bonos a finales del año pasado y corre el riesgo de quedarse escaso de herramientas a medida que la economía del bloque se desacelera.

alcachofasitalianas

El Gobierno italiano, que llegó al poder en junio del año pasado, se apresuró a culpar a sus predecesores de centro-izquierda por la nueva caída del PBI. El vice primer ministro, Luigi Di Maio, dijo que los datos "certificaron el fracaso de toda la clase política que los italianos mandaron a casa" en las elecciones del año pasado. En tanto el primer ministro, Giuseppe Conte, dijo que las medidas gubernamentales garantizarían una recuperación firme a partir de la segunda mitad de este año, lo que no se verificó en los hechos.

Conte señaló que la tercera economía más grande de la zona euro se debilitó desde principios de 2017 y recientemente se vió afectada por una desaceleración de sus principales socios comerciales, como China y Alemania.

Los críticos dicen que los partidos de la coalición empeoraron la situación al pelear con Bruselas por la política fiscal, lo que dañó la confianza del mercado, elevando los costos de los préstamos de Italia y dañando a la economía.

Te puede interesar