Nivel de actividad: aún no encuentra un piso

Economía 27 de noviembre de 2016 Por
A modo de avance de lo que habría sido la evolución del Producto Bruto en el tercer trimestre del año, los datos del Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) que elabora el INDEC –el Instituto de Estadísticas de la Argentina- señalan que, si bien la contracción iniciada en la segunda mitad de 2015 estaría moderándose, la actividad agregada aún no logra encontrar un piso
Ver galería actividadeseconmicas
1 / 2 - actividadeseconmicas

(EstudiosBancoCiudad.com.ar – CABA)  De acuerdo a la estimación oficial, el tercer trimestre habría finalizado con una disminución de 0,9% respecto al segundo, tras arrojar una merma mensual de 0,8% en septiembre. En este sentido, aunque se observa un menor ritmo de caída en el margen, luego que en el segundo cuarto del año la economía se contrajera un 2,1% respecto al primero, se habría estado frente al cuarto trimestre consecutivo en baja. Por otro lado, el EMAE se ubicó en septiembre un 3,7% por debajo de los niveles de un año atrás, acumulando un retroceso de 2,4% promedio en los primeros nueve meses de 2016.

actividadeseconmicas

Paralelamente, las estimaciones privadas del nivel de actividad del mes de octubre señalan que al comienzo del cuarto trimestre la economía todavía sigue sin mostrar signos claros de recuperación. De acuerdo al Índice General de Actividad de Orlando J. Ferreres (IGA-OJF), la actividad económica se mantuvo casi inalterada en relación al mes de septiembre (-0,1% s.e.), de manera que, aun de conservarse constante durante noviembre y diciembre, el cuarto trimestre podría finalizar con una baja cercana a 0,3% (s.e.), sensiblemente menor a la de los dos trimestres previos, aunque todavía en terreno negativo.

En otro plano, esta debilidad en los datos de la actividad agregada habría influido en la decisión del Banco Central de recortar las tasas de interés de referencia en 150 puntos básicos en las últimas tres semanas, a razón de medio punto porcentual semanal, pese a que desde la autoridad monetaria se planteó que la decisión respondió a una baja de las expectativas de inflación para 2017 (la cual, en los hechos, ha resultado marginal según la última encuesta realizada por la propia entidad). Lo que sí resulta claro es que la debilidad por el lado de la economía real deja un margen para que el Banco Central retome la flexibilización de su política monetaria sin generar mayores presiones inflacionarias, en un marco en el cual los efectos de la depreciación reciente del peso contra el dólar tras las elecciones en Estados Unidos tienden a compensarse con la apreciación que presenta la moneda local contra las divisas de otros socios comerciales, elemento que ha sido señalado por la autoridad monetaria para justificar sus movimientos de tasas de interés, pese a la mayor volatilidad cambiaria reciente asociada a factores externos.

Con todo, el escenario para la economía real podría resultar algo más positivo en el tramo final del año, toda vez que sectores como el agro muestran indicios de mejora, que podrían sentirse con mayor intensidad en noviembre y diciembre de la mano de la recuperación de la cosecha de trigo, a la vez que el consumo también podría reaccionar ante una recomposición en el poder de compra, en un contexto de desaceleración de la inflación, combinado con salarios, jubilaciones y planes sociales en alza. En esto último influyen los últimos incrementos escalonados previstos en las paritarias de algunos sectores, junto con las sumas acordadas para pagar bonos de fin de año a determinados trabajadores registrados (públicos y privados), además de políticas impositivas directas como la exención del pago del impuesto a las ganancias en el aguinaldo del mes de diciembre, o el incremento aprobado los últimos días para el gasto social.

estacioneselectricas

Por otro lado, esta semana las autoridades del Ministerio de Economía dieron a conocer cifras preliminares de adhesión al “blanqueo” que permiten ser optimistas en cuanto al alcance de la iniciativa, y sus efectos sobre la economía local. De acuerdo a lo informado, el denominado “régimen de sinceramiento fiscal” ya habría alcanzado una exteriorización de activos por USD –dólares estadounidenses- 21.863 millones, repartidos de la siguiente forma: USD 893 millones correspondientes a bienes declarados en el país, otros USD 8.388 millones a bienes en el exterior, USD 5.397 millones a cuentas financieras y, por último, USD 7.185 correspondientes a dinero en efectivo.

En lo que tiene que ver con la actividad económica, los fondos del “blanqueo” podrían ayudar a imprimir un mayor dinamismo a la actividad inmobiliaria y la construcción, sumándose a la incipiente recuperación de la obra pública, al tiempo que el crecimiento de los depósitos en dólares en los bancos (que como consecuencia de la exteriorización de efectivo llegaron a ubicarse en USD 20.700 millones, con un crecimiento de 56% desde finales de septiembre), permitiría expandir en forma significativa la capacidad prestable hacia los sectores transables de la economía.

Finalmente, en el plano fiscal, en un escenario en el que el costo de fondeo para economías emergentes podría seguir moviéndose al alza, una participación importante en el sinceramiento permitiría descomprimir parcialmente el panorama financiero oficial, tanto por su efecto sobre la recaudación por el pago del impuesto especial, como por la oferta de financiamiento, ya que es de esperar que una porción no despreciable de los fondos exteriorizados se canalice a instrumentos de deuda del gobierno nacional. En este sentido, el efecto del “blanqueo” debería comenzar a observarse sobre los números fiscales de 2016, los cuales muestran un deterioro, con un incremento de los gastos sensiblemente superior al de los ingresos.

Te puede interesar