“Asumo todas las responsabilidades de la derrota”, Matteo Renzi

Internacionales 05 de diciembre de 2016 Por
Setenta años de democracia y 63 Gobiernos signaron la historia de la República de Italia. Y es en pasado la afirmación, porque luego de haber sido derrotado en el referéndum al que había convocado para el pasado domingo 4 de diciembre y, tras la abrumadora derrota que sufrió su proyecto, en las primeras horas de la madrugada –huso horario de la península- el Primer Ministro Renzi compareció ante la prensa anunciando que este lunes 5 de diciembre le presentaría su dimisión al Jefe de Estado Sergio Mattarella
Ver galería berlusconi
1 / 2 - berlusconi

(www.enter-ate.com.ar – General Pico – Roma – por Alberto Bastia *)  En la primera línea de acción de los hombres de confianza de Renzi vaticinaban incertidumbre de cara al resultado. Sabían que los desocupados y sectores del trabajo votarían por el NO. Los pensionistas y los jubilados, como un sector del trabajo más ligado a los servicios lo harían por el SI.

Lo cierto es que con una participación cercana al 70 por ciento –histórica en la presencia de electores- el voto por el NO se consagró ganador con el 59,95 por ciento –más de 19 millones de papeletas- ante un SÏ que acuñó el 40,05 por ciento, traducidos en 12 millones setecientos mil votos.

ganoelno

"Asumo todas las responsabilidades de la derrota", declaró –totalmente consternado- el primer ministro, que durante la campaña electoral aseguró en un primer momento que dejaría su cargo si finalmente no tiraba adelante la reforma constitucional que tanto ha defendido.

Durante las últimas semanas dejó de repetir ese mantra al ver que las encuestas auguraban lo peor. O sea, que perdería, abriendo así un interrogante sobre cuál sería su decisión final. Sin embargo, Renzi ha cumplido su palabra y, además, no pudo ser más claro.

renzicabizbajo

"Quería recortar el número de escaños pero no lo he logrado, y al final la silla que salta es la mía", afirmó la madrugada del lunes, en alusión a la reducción de escaños en el Senado que la reforma constitucional pretendía llevar a cabo, y que al final no se materializará al ser rechazada por la mayoría de los electores.

"Creo en el cambio, en disminuir la burocracia, y siento no haber sido capaz de convencer a los ciudadanos", reconoció el primer ministro. "Pero también creo en la democracia, y la experiencia de mi Gobierno acaba aquí", añadió.

En definitiva, que no le queda más remedio que tragarse el resultado de la consulta, y cargar con las consecuencias. Y además, sin dilaciones: "Este lunes lideraré el Consejo de Ministros y después presentaré mi dimisión ante el presidente de la República, Sergio Mattarella", precisó Renzi.

El primer ministro dio por sentado que el presidente aceptará su renuncia. De hecho, su intervención ante los periodistas sonó a despedida, como si nunca más tuviera previsto dar otra rueda de prensa en el Palacio Chigi, la sede del Gobierno.

palaciochigi

Prontamente como ocurre cuando el Primer Ministro dimite, las voces  de oposición no se hicieron esperar.

Renato Brunetta, diputado de Forza Italia, de Silvio Berlusconi, declaró: "Renzi tiene que dimitir, porque ha personalizado la campaña del referéndum", declaró. Y añadió: "Cuándo y cómo, que lo decida él".

berlusconi

El líder el partido de ultraderecha Lega Nord, Matteo Salvini, contestó con desprecio al anuncio de dimisión del primer ministro: "No sé si las palabras de Renzi tendrán validez durante tres o cuatro horas, porque estamos acostumbrados a que diga una cosa y después la cambie". Aun así, el líder xenófobo aseguró que su formación está preparada para presentarse a las elecciones y ser una "alternativa seria y creíble".

Y en términos similares se expresó el vicepresidente de la Cámara de Diputados y número dos del Movimiento 5 Estrellas, Luigi Di Maio, que lucía una sonrisa de oreja a oreja, que no podía disimular: "Ha perdido la arrogancia del poder. Desde mañana (por hoy lunes 5 de diciembre) trabajaremos en el programa de lo que será el futuro gobierno del Movimiento 5 Estrellas".

La formación populista cofundada por el cómico Beppe Grillo, se ve ya ganadora, con un pie casi en el Ejecutivo. Sin embargo, la convocatoria de elecciones generales no será inmediata. El Gobierno de Renzi aprobó una nueva ley electoral -el denominado Italicum- que sólo es aplicable para la Cámara de Diputados ya que, con la reforma constitucional, el Senado dejaba de ser elegido directamente por los ciudadanos y lo conformarían alcaldes y consejeros regionales. Ahora, sin la reforma constitucional, la nueva ley electoral, tampoco resulta válida y habrá que modificarla, cosa que llevará su tiempo.

La agrupación del bufón Grillo conduce los destinos de la capital de Italia, Roma, luego de haber derrotado en las últimas elecciones para elegir intendentes –alcaldes, síndicos, depende de dónde se expida cada uno- al candidato de la izquierda. La izquierda tenía baluartes que eran inimaginables que perdiera, uno de ellos, Roma, el otro el norteño Torino.

 

Los tiempos cambian y a veces las propuestas de los candidatos –más realistas unas, más cercanas a la estratósfera, las otras- terminan haciéndose carne en el electorado. Y así el votante muda hacia otras latitudes.  El tiempo finalmente terminará evaluando cuan beneficiosa o perniciosa habrá resultado esa mudanza.

 

(*) Alberto Bastia, Director Propietario de www.enter-ate.com.ar

Te puede interesar