Una victoria que siempre se espera

Nacionales 11 de diciembre de 2016 Por
Tanto Ríver Plate –este domingo 11 de diciembre- que ofició de local, como su visita, el Boca Júniors que en el campo de juego conducen, alternadamente, Fernando Gago y Carlos Tévez, pueden estar en el fondo de la tabla, pero cuando disputan el Super Clásico, otro es el cantar y otros sabores se barajan
Ver galería alario
1 / 2 - alario

(www.enter-ate.com.ar – General Pico – CABA – por Alberto Bastia *) Y siempre termina siendo el partido más esperado no sólo para los hinchas rojiblancos y los xeneizes. Toda la familia futbolera ansía que tras los 90 minutos se arroje un buen resultado, tanto en lo desarrollado en el campo de juego como asi también en el marcador.

memeboca

Y este domingo, calurosa jornada semi vespertina en la capital de la Argentina, las fichas iban tanto para uno como para otro paño. Para Ríver, porque se estaba jugando más que un partido; se ponía sobre el césped a un plantel que tuvo sus altibajos y que espera el próximo jueves 15 conquistar la Copa Argentina, cuando enfrente a un poderoso Rosario Central.

Y para Boca Júniors que, de la mano de los mellizos Barros Schelotto quedó fuera de toda competencia internacional. Sólo, no tampoco sólo como si fuera un descarte, le resta levantar la Copa Axion Energy y dar la vuelta olímpica si desbanca a Estudiantes de La Plata y se encamina a la obtención del torneo de este otoño verano que ya asoma en los tramos finales del 2016.

Y cumpliendo esa premisa de estudiarse como boxeadores que finteando se van conociendo en la arena, comenzó a rodar el balón.

Y con dos goles, de excelente factura, de Carlos Tévez en los segundos cuarenta y cinco minutos, Boca ganó el superclásico por 4 a 2 en el Monumental. En el que podría ser su último partido frente al rival histórico, el diez del "xeneize" había asistido a Bou para la apertura del marcador en el primer tiempo, que luego River se encargó de dar vuelta a través de sus goleadores Driussi y Alario, y recuperó el protagonismo para empatar el partido a los 17 del complemento y darle el triunfo parcial a los 39 minutos con un golazo al ángulo desde afuera del área. En el último minuto de alargue, con River volcado al ataque, Centurión liquidó el partido y dejó al equipo de La Ribera en lo más alto del campeonato.   

"Fue uno de los partidos que más libre me sentí si nosotros nos concentramos en jugar teníamos más posibilidades de ganar y es lo que hicimos en el segundo tiempo", describió su parte el "Apache". "A la gente de Boca que lo disfrute...", celebró Tévez y quien evitó confirmar si se trató de su último clásico.

delamanodecarlosteves

Catorce minutos estuvo el marcador a cero. En ese instante preciso y fecundo,  Walter Bou abrió el marcador del partido y el personal frente al clásico rival para poner en ventaja a Boca, tras una asistencia de Tévez. En los primeros 30 minutos, el "Apache" se destacó por su juego y generó las jugadas más claras para Boca. Además de la asistencia para Bou, ya había dejado mano a mano con el arquero Batalla a Pavón a los 8 minutos y a Insaurralde un minuto después. También pudo ampliar la ventaja en un mano a mano contra Batalla, que resolvió bien.

Globalmente el desenvolvimiento del partido estuvo en los pies de los hombres de la Ribera, más allá de esporádicas –pero precisas- apariciones de D' Alessandro y Driussi, pero a los 36 minutos el goleador Driussi empató el partido y cambió el rumbo del encuentro. Con D' Alessandro como motor del ataque, River comenzó a volcar la cancha a su favor y, a los 40 minutos, Alario metió un cabezazo para la ventaja parcial de los de Núñez.

alario

Comenzaba el complemento, y el “Millonario”, los de Ríver, tuvieron al menos tres ocasiones para elevar el marcador.

El equipo de Núñez jugaba mejor hasta la salida de Andrés D' Alessandro a los 15 minutos, en el que pudo ser su último superclásico. La salida de D'Alessandro fue un quiebre en el encuentro. A los 17, tras un error del arquero Batalla y una jugada dudosa de Tévez, el diez de Boca marcó el empate para comenzar a dar vuelta, otra vez, la historia del partido.

Puede decirse si se habla de broche dorado para el partido de Tévez, este indicio cayó a los 39 minutos, tras un pase de Pavón que el diez tomó fuera del área para clavarla en el ángulo derecho de Batalla. Tras el gol de Tévez, Diego Mora entró en lugar de Martínez en River, y minutos después Andrade ingresó en lugar de Driussi. En Boca, Bou fue reemplazado por Centurión a los 22. El cambio selló el partido a los 3 minutos del complemento, cuando Centurión corrió un contragolpe, aprovechó otra mala salida de Batalla y definió la historia de un superclásico vibrante.   

Todas las voces todas. Todas las banderas todas para la familia boquense.  Un triunfo de esta calidad eleva las acciones no sólo del equipo de la Ribera sino que lo pone a tiro de dar vuelta la historia que en este 2016 que, está dando sus hurras postreras, y poder darle una alegría a la feligresía de la Boca.

Así las cosas, sin presencia de hinchas visitantes, el silencio ganó las graderías en un  Estadio Monumental  por donde el sol colaba emociones sobre las vestimentas azul y amarillo de los favorecidos, no por la Diosa fortuna, sino por el mejor juego, el engarce perfecto y el descolle justo en el momento preciso.

 

bocavence

(*) Alberto Bastia, Director Propietario de www.enter-ate.com.ar

 

 

 

Te puede interesar