Marcharon contra el ajuste

Internacionales 19 de diciembre de 2016 Por
Como culminación de decenas de protestas a lo largo de la primera quincena del mes de diciembre, miles de madrileños caminaron –en la jornada del domingo 18 de diciembre- con sus banderas y sus reclamos dejándole en claro al gobierno centro derechista de Mariano Rajoy que movilizaciones habrá sin preocuparse por “el tiempo que sea necesario para recuperar los derechos perdidos”
Ver galería dignidadmarcha
1 / 2 - dignidadmarcha

(www.enter-ate.com.ar – General Pico – Madrid)  Tras la parálisis de casi doce meses en que se sumió el segundo período de la legislatura del Partido Popular –el PP-, el gobierno está apurando los pasos para continuar y profundizar el ajuste socio económico de su gestión.

Y en la acera opuesta, los sindicatos también apuran sus pasos para poner “un freno a este gobierno que sólo tiene un ojo: el del gran capital y de los sectores concentrados de la economía”, destacaba Lucía, una trabajadora del servicio de salud que marchó junto a más de 50 mil manifestantes.

madridderechos

Los líderes de las organizaciones Comisiones Obreras (CCOO) –cercana a Izquierda Unida, la representación más amplia del comunismo español-  y Unión General de los Trabajadores  (UGT) –vinculado al PSOE- , Ignacio Fernández Toxo y Pepe Álvarez, respectivamente, afirmaron en su intervención al final de la marcha que seguirá habiendo movilizaciones “el tiempo que sea necesario para recuperar los derechos perdidos” y le recordaron al gobierno que “todo dependerá de su capacidad de negociar y acordar”.

La impericia que ha mostrado la gestión Rajoy, sobre la que el secretario general de UGT hizo hincapié, fue uno de los motores que impulsaron la convocatoria de las manifestaciones en un tiempo record, apenas unos minutos después de finalizada la reunión que sindicatos, patronal y gobierno mantuvieron para recuperar el diálogo social y en la cual el presidente vetó la negociación sobre la reforma laboral de su anterior mandato. La derogación de la norma que desde 2012 favorece en España la facilidad del despido, el recorte de la negociación colectiva, los contratos temporales y los bajos salario es el primer objetivo que se plantean los sindicatos y los partidos de la oposición. De hecho, la semana pasada se logró una amplia mayoría en el Congreso para pedir su derogación y mañana el proceso continuará con el debate de la proposición de ley del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) para pedir una nueva regulación de los trabajadores subcontratados que garantice su igualdad de derechos con los empleados contratados por la empresa principal, para acabar con un “núcleo de la precariedad”, según explicó Antonio Hernando, portavoz del PSOE en el Congreso.

Los socialistas dicen haber iniciado una estrategia para “atacar por partes” la reforma laboral de Rajoy en una línea de trabajo que pretende ser permanente y que, a partir de la aprobación del pasado martes 13 diciembre de la proposición que insta a derogar los puntos más negativos de la ley de 2012, se termine modificando la norma del PP en lo que respecta a negociación colectiva y contratación parcial, así como implantando un apartado de garantía juvenil o políticas activas de empleo.

catalunyaprotesta

Para cristalizar su decisión, el PSOE espera lograr los respaldos parlamentarios suficientes y los sindicatos aprovecharon la marcha de ayer para dirigirse a las izquierdas y pedirles, en esta nueva etapa de la democracia, sin la mayoría absoluta de los conservadores, que busquen por sobre las diferencias acuerdos para fortalecer su negativa a los recortes sociales del PP. “Había una oportunidad para formar un gobierno que cambiara el signo de la política, pero no fue posible. Lo que sí hay es una mayoría que tiene que ser sensible y que puede determinar mayorías parlamentarias”, expresó ayer en el acto de Madrid el líder de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo.

No fue preciso una comunicación o una reunión con los interlocutores de la izquierda española: los tenían ahí, en la marcha; ya que a la demostración acudieron el portavoz de la gestora que desde la renuncia de Pedro Sánchez se hace cargo del PSOE, Mario Jiménez, y los número uno de Podemos, Pablo Iglesias, y de Izquierda Unida, Alberto Garzón. “Defender los derechos sociales de los trabajadores es defender las bases sociales de la democracia, así como denunciar que quienes recortan, ponen en peligro las pensiones o son incapaces de solucionar el problema del paro y la precariedad están poniendo en cuestión las bases sociales de la democracia”, dijo Pablo Iglesias a los medios justo antes de sumarse a la movilización. El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, les agradeció su presencia pero no dejó de insistir que ese acompañamiento “debe darse también en las Cortes con propuestas para cambiar las leyes”.

Uno de los tópicos que genera alta preocupación entre el mundo laboral es el de las pensiones, que después de asistir al uso reiterado del Fondo de Reserva por parte del gobierno para hacer frente a su pago y asumir que el año que viene posiblemente de este fondo ya no quede nada, el temor es cada vez mayor entre la población. La primera propuesta sindical para evitar la quiebra del sistema de pensiones español es, por un lado, una nueva reforma fiscal para aportar los fondos necesarios y, por otro, recuperar la jubilación anticipada y la jubilación parcial a los 60 años con contrato de relevo que permita aportar nuevos cotizantes sin aumentar el gasto.

Cuando el gobierno del PP señala –con orgullo- que ha salido de la crisis, tomando como datos de crecimiento de empleo registrados en los últimos meses no incluye otras cifras que también componen la fotografía del país.

No obstante que en este 2016, que ya finaliza, se creó medio millón de puestos de trabajo, la temporalidad alcanza al 26 por ciento de los trabajadores. El 60 por ciento de los contratos firmados en los 11 primeros meses del año son temporales y uno de cada cuatro dura menos de siete días. En buen romance, pan para hoy y hambre para mañana.

Así las cosas, España se prepara –pasados los puentes, fines de semana extenso de la Navidad y la Noche Vieja, el fin de año para las latitudes latinoamericanas- para un año 2017 cargado de conflictividad social que no siempre se traduce en el voto para las agrupaciones de la izquierda, la tradicional como la nacida al calor de los desalojados de sus viviendas traducidas en los memorables días del 15 de mayo de 2011, el recordado 15M.

Te puede interesar