Feria del Libro de Montreal. La huella ecológica de un libro frente a la lectura digital

cultura 14 de diciembre de 2019 Por Pressenza - Montreal - Anne Farrell *
Las cifras no mienten, los quebequenses compran de tres a cuatro libros al año y leen varios. En Quebec, la popularidad de los libros en papel no ha disminuido significativamente desde la llegada de los lectores digitales.
Ver galería otraferiamontreal
1 / 2 - otraferiamontreal

(www.Pressenza.com – Montreal – Anne Farrell *) Como prueba, durante la 42ª edición de la Feria del Libro de Montreal la semana pasada, decenas de miles de personas hojearon los miles de libros ofrecidos por las aproximadamente 750 editoriales

¿El libro de papel sigue siendo la opción más segura para el medio ambiente?

Según una investigación publicada en 2012 en el Journal of Industrial Ecology por un equipo de investigadores de la Universidad de Quebec en Chicoutimi (UQC), el libro en papel sigue siendo la mejor opción por su huella de carbono. Los resultados del estudio muestran que la huella de un libro de papel es relativamente pequeña. Por otro lado, ¡el libro digital puede ser una opción ecológica interesante para los grandes consumidores de lectura!

El equipo de investigadores de la UQC analizó el ciclo de vida de un libro, desde los cortes forestales realizados por la industria de la pulpa y el papel hasta sus últimos momentos en el contenedor de reciclaje o vertedero. Al determinar las cantidades de gases de efecto invernadero emitidos en cada etapa de la producción, los investigadores calcularon cuidadosamente su huella de carbono.

Según ellos, la huella de carbono para la producción de un libro hecho en Canadá o en Estados Unidos es de 2,71 kg de CO2. Sin embargo, la huella de carbono de un libro a otro puede variar. Cabe mencionar que las fábricas de pulpa y papel de Quebec se abastecen principalmente de centrales hidroeléctricas, que tienen una huella pequeña.

jovenesferiamontreal

¡El libro de papel es un depósito de carbono!

De hecho, cuando un libro cae en el estante de una biblioteca, se convierte en un depósito de carbono. Imagínense por un momento todos estos depósitos de carbono en la ciudad de Montreal, ¡en cada una de las escuelas y en cada biblioteca!

Por otro lado, la fabricación de aparatos de lectura digital requiere muchos recursos, incluyendo el mineral para sus componentes electrónicos. Al recorrer el ciclo de vida de un aparato de lectura con peine de dientes finos, desde la extracción de la materia prima hasta el reciclaje de piezas, terminamos con una huella de carbono de 120 a 160 kg de CO2 para el iPad Pro de Apple y de unos 170 kg de CO2 para el Kindle de Amazon (2).

Después de cuatro años de uso intensivo (la vida media de un iPad, según Apple), la huella de carbono de este corresponde a la de 45 a 65 nuevas libras dependiendo del dispositivo. Para que el lector gane el juego, ¡su dueño debe comprar por lo menos un libro por mes!

(1) Fuente: Science Presse Québec

(2) Fuente: Estudio realizado por investigadores de la UQC.

Traducción del francés por Michelle Vele

 

(*) Anne Farrell, recibió una retribución de YMCA Canadá por su contribución al tema de la no-violencia

Te puede interesar