Repudio la violencia

Opinion 10 de julio de 2020 Por Enter - ate - General Pico - CABA
El regreso del orden constitucional el diez de diciembre de 1983 implicaba dejar atrás la dictadura cívico militar que gobernó desde marzo de 1976 hasta ese dia, pero tristemente adoradores de la violencia –la verbal y la física- se subieron a reclamos que se entremezclan con rémoras dictatoriales
Ver galería Ecgly61WoAAmPAv
1 / 2 - Ecgly61WoAAmPAv

(www.Enter-ate.com.ar – General Pico – CABA – por Alberto Bastia *) Desde que el orden constitucional regreso a la Argentina –en diciembre  de 1983- la discusión de ideas siempre debió y  debe llevarse por el terreno del debate; mientras  que sectores que hacen de la violencia, la verbal y la física son moneda corriente, su leit motiv atacaron –en la tarde del nueve de julio- en las cercanías del icónico Obelisco porteño a los trabajadores del móvil del   canal C5N un grupo de manifestantes que protestaban contra el Gobierno nacional y el aislamiento social, preventivo y obligatorio vigente por la pandemia de coronavirus.

5-a-telam-0

La falta de libertad de prensa;  ataques contra la propiedad privada –haciendo eje en una medida como la intervención  a la agro cerealera Vicentin, en medio de una cuasi quiebra-; la extensión del aislamiento social para guarecerse  de lo que el coronavirus COVID – 19 afecta en el mundo entero y una visceral inquina contra el gobierno que encabeza   Alberto Fernández y que asumió el pasado diez de diciembre fueron los motivos para quienes salieron a cacerolear; a hacer sonar bocinas de sus vehículos y a que la bandera argentina ondeara en medio de  todo lo antedicho y mucho más.

Por eso y, porque nunca respaldé ningún acto de violencia contra el orden constitucional y mucho menos para quien no piensa como mi ideario repudio firmemente lo sucedido.

"¡Van a empezar a tener miedo, hijos de puta!", gritó un hombre mientras golpeaba la puerta del móvil televisivo. La imagen del agresor fue captada desde dentro del camión por un teléfono celular.

Ese energúmeno y los que lo acompañaban son una minoría y como tal hay que rechazarlo y no olvidarlo; porque un hecho así no debe repetirse.

Cabe destacar que mientras esos energúmenos –con un grado de vergüenza absoluta- atacaban al móvil, los colegas que cubrían la manifestación se solidarizaron con los trabajadores de prensa de C5N.

Porque los reclamos siempre son entendibles y, sólo con debates; con argumentos ciertos y no falacias se logra  más y mejor democracia; el resto es  violencia y sobre ella se enancan personajes de lo más siniestros.

 

(*) Alberto Bastia, Director Propietario de www.Enter-ate.com.ar y

Productor General y Conductor  de “Palabras Sólo Palabras”, programa emitido los domingos entre las 21.30 y las 23.30 por AM 980 Radio 37 de General Pico, La Pampa

 

 

Te puede interesar