La incontinencia electoral

Destacados en Estados Unidos, las Elecciones 29 de octubre de 2020 Por El Pais - com - Madrid - por Eliezer Budasoff *
La carrera hacia las elecciones –en los Estados Unidos- de 2020 ha sido inusualmente corta e inusualmente larga
pinsusa2020
pinsusa2020

(www.ElPais.com – Madrid -  Por Eliezer Budasoff *) Aunque la pandemia y el aislamiento social obligaron a los candidatos a comprimir todos sus mítines en un par de semanas —y por eso ahora parecen correr de un Estado a otro como si tuvieran que apagar incendios—, la campaña comenzó el mismo día en que Donald Trump resultó electo. Su concepción de la presidencia como un espectáculo mediático, su retórica basada en el conflicto y su forma de interpelar a los ciudadanos de forma tan binaria y visceral, han hecho que la espera por votar empezara hace casi cuatro años. Esa es una de las razones que han llevado a que las elecciones, de hecho, ya estén sucediendo: el récord de voto temprano pasó de ser un dato llamativo a una realidad inédita, que convertirá los próximos seis días en una especie de largo escrutinio en directo.

Este martes, el presidente aseguró en Twitter que una de las mayores búsquedas en Google después del segundo debate había sido “¿Puedo cambiar mi voto?”. “Esto se refiere a cambiarlo por mí”, dijo, algo que podría considerarse un reconocimiento inadvertido de que el Partido Republicano va por detrás en el voto anticipado. El furor por participar en todo el país ha sido tal que ya se han emitido más de la mitad de los votos totales contados en 2016. Las tendencias resultantes permiten que algunos Estados históricamente leales a un partido ahora sean considerados territorios en disputa. Como Georgia, donde Trump ganó por cinco puntos en 2016, que este martes recibió la inusual visita de Joe Biden, lo que refleja la confianza del Partido Demócrata en las posibilidades de ampliar su mapa electoral.

us2020



Algo similar ocurre en Arizona, un Estado que solo ha votado a favor de cuatro candidatos demócratas en un siglo, donde el promedio de las encuestas del último mes da una ventaja de 2,4 puntos para Biden. Trump, por su parte, parece embarcado en una gira frenética, trazada quirúrgicamente, para apuntalar su base electoral. Tal vez no sea tan sorprendente: las elecciones en las que se plebiscita la presidencia de un showman que ha polarizado hasta los frijoles enlatados tienen cada vez más el ritmo de un programa de telerrealidad.

 

(*) Eliezer Budasoff, editor de proyectos especiales de la edición América de El País

Te puede interesar