Denunció fraude, no presentó pruebas

Destacados en Estados Unidos, las Elecciones 06 de noviembre de 2020 Por Enter - ate - General Pico - Washington
Pasada la hora veinte y treinta de Argentina, el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump se presentó –éste cinco de noviembre, un día después de los comicios- ante la prensa explicando que el “aparato propagandístico de los demócratas me ha robado la elección”, una acusación infundada ya que todo se basó en sus Twitters como en los de sus más cercanos laderos
votoquecuenta
votoquecuenta

(www.Enter-ate.com.ar – General Pico – Washington) Cuando restan por conocerse los resultados de cuatro estados, el candidato demócrata Joe Biden seguía a sólo seis de los doscientos setenta electores –el número mágico- que necesita un candidato para ganar la Presidencia de Estados Unidos, una cifra que alcanzará triunfando en cualquiera de los cuatro estados donde aún sigue el escrutinio y todavía no fue proyectado un vencedor: Pensilvania, Georgia, Carolina del Norte y Nevada.

usa2020seisurna

Por eso, la admisión que hizo Trump desde la Casa Blanca de una posible derrota en Georgia es tan significativa como la ratificación de su intención de litigar hasta llegar a la Corte Suprema para definir el resultado de la elección.

“Arranque ganando por mucho y ahora parece que puedo terminar abajo por un poco” en Georgia, dijo el candidato republicano en un tono menos frenético del habitual.

trumpigualamm

La amplia diferencia que tenía Trump en Georgia, que asigna 16 electores al ganador, se había reducido esta noche a apenas cuatro mil votos, al contabilizar los sufragios que llegaron por correo.

"Vamos a ganar la elección fácilmente, hay muchos litigios...quizás (la definición) termine en la mayor Corte de esta tierra", agregó refiriéndose a la Corte Suprema de Justicia, donde hay una clara mayoría de jueces conservadores.

Mientras, en Georgia, un juez rechazó una demanda interpuesta ayer por la campaña de Trump para que se frenara el recuento hasta que se desecharan votos recibidos por correo y se fiscalizara que el escrutinio estaba cumpliendo con todas las leyes.

En Nevada, que asigna seis electores, Biden estiró hoy fuertemente su ventaja en unos once mil quinientos votos, con el ochenta y cuatro por ciento de los votos escrutados, informaron las autoridades.

En Pensilvania, con veinte electores en juego, la Justicia decidió frenar el escrutinio y luego la Corte Suprema lo reactivó. Aún se están analizando recursos presentados por la campaña del presidente, pero el conteo continúa, ya alcanzó el ochenta y nueve por ciento y la tendencia es que Biden está achicando la brecha a poco más de treinta y siete mil doscientas papeletas.

Carolina del Norte detuvo su escrutinio hasta la semana próxima, pero la atención no está puesta allí, donde Trump mantiene una ventaja también pequeña, pero con mejor proyección.

usa2020uno

Aunque los principales medios ya proyectaron a Biden como ganador en Michigan, la campaña de Trump había intentado –en la jornada del cuatro de noviembre- frenar ese escrutinio en los tribunales, pero, como en Georgia, su pedido fue rechazado.

Pese a estos reveses, referentes republicanos cercanos al mandatario interpusieron hoy una nueva presentación judicial, esta vez en Nevada, para que se detenga el conteo de miles de votos que ven como "ilegales".

Acorde a lo que es Trump, un envalentonado que cree poder llevarse todo por delante dijo con un tono altisonante que “ganamos esta elección” y tras ello denunció “fraude”, sin ninguna presentación y fue su compañero de fórmula y actual vicepresidente, Mike Pence, que evitaron utilizar esa palabra.

"Cualquier voto que haya llegado después del día de las elecciones no será contado", escribió hoy el presidente en Twitter. "Detengan el conteo", exigió.

usa2020tres

En paralelo, su campaña emitió un breve comunicado para reforzar su ofensiva en la Justicia: "Si cuentan los votos legales, ¡fácilmente gano la elección! Si cuentan los votos ilegales y tardíos, ¡nos pueden robar la elección!"

Sin embargo, el conteo continuaba en los estados en disputa y Trump acumulaba doscientos catorce votos electorales, mientras que su rival, el demócrata Biden, doscientos sesenta y cuatro. 

Éste cinco de noviembre, el irascible Trump sumaba una nueva voz crítica.

El jefe de una misión de observadores electorales de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) acusó a Trump de "flagrante abuso de poder" por haber pedido la interrupción del recuento de votos de las elecciones presidenciales de esta semana antes del fin del proceso.

"Lo que es verdaderamente perturbador, es que el jefe de Estado norteamericano haya pedido el fin del recuento desde la Casa Blanca, es decir, con todos los símbolos del poder a su alrededor, debido a su supuesta victoria, dijo el diputado alemán Michael Georg Link al diario Stuttgarter Zeitung.

Mientras el presidente se muestra decidido a judicializar los resultados y no reconocer una posible derrota, Biden, de setenta y siete  años, sigue manteniendo su cautela. 

usa2020cuatro

Sin declararse vencedor, bien entrada la noche del cuatro de noviembre dijo que confiaba en ganar la Presidencia y concentra todo su esfuerzo en reclamar que "cada voto debe contarse".

"Mantengan la fe. Vamos a ganar", insistió hoy por Twitter y repitió una vez más: "Cada voto debe ser contado."

A dos días de las elecciones, las proyecciones lo benefician en el Colegio Electoral y ya no hay dudas de que ganará con comodidad el voto nacional popular: cincuenta coma cinco por ciento, o sea más de setenta y un millón de votos frente al cuarenta y siete coma nueve por ciento, de Trump, lo que equivale a algo más de sesenta y ocho millones de votos.

Así las cosas, el país que gobernará Biden tiene nada menos que sesenta y ocho millones de personas que consideran que un señor como Trump es el mejor representante de sus intereses; y no hay que olvidar que el mismo Presidente Trump –aunque no lo haya afirmado- respalda la política de que la población se  arme “para defenderse”.

 

Te puede interesar