Efecto Trump

Economía 05 de enero de 2017 Por Enter-ate.com.ar - G. Pico - Dearborn
El jefe de la compañía automotriz Ford lo llamó a Donald Trump –Presidente estadounidense que asumirá el próximo viernes 20 de enero para anunciarle su decisión de frenar la inversión en México y destinar un monto menor para la producción en Michigan
Ver galería focus
1 / 3 - focus

(www.enter-ate.com.ar – General Pico – Dearborn)  Que la llegada de Trump  a la Casa Blanca traería algunos contratiempos era más que evidente. No sólo para los migrantes que pueblan el vasto territorio de los Estados Unidos, como así también para los mexicanos que verán un muro frente a sus propias narices.

Y si algo marca una piedra en el zapato, lo demostró –este martes 3 de enero de 2017- el anuncio de una de las más importantes automotrices estadounidenses como es la Ford Motor Co. Lo que se conoció fue, sin duda un duro posicionamiento, la cancelación de la inversión de unos 1600 millones de dólares en una planta en territorio de México y, que en su lugar utilizará 700 millones de esa divisa para una planta en la estadounidense y automotriz localidad de Michigan, luego del cuestionamiento cristalizado por el electo habitante del Salon Oval.

trumppence

El titular del directorio del segundo mayor fabricante de automóviles de Estados Unidos, Bill Ford Jr, dijo que lo había llamado en horas de la mañana del martes a Trump, para informarle de los nuevos planes que cancelan la planta en México y que destinarán  inversión a autos eléctricos, híbridos y autónomos que se fabricarán en Michigan.

"Esta inversión incremental en la Planta de Ensamblaje de Flat Rock (en Michigan) tiene origen en los 1,600 millones que la compañía previamente ha planeado invertir en la nueva planta en México", dijo la empresa en un comunicado.

Según el presidente ejecutivo de Ford, Mark Fields, la decisión de cancelar la nueva planta en México está en alguna medida relacionada con la necesidad de "usar completamente la capacidad de las instalaciones existentes" considerando una baja de las ventas de los automóviles de tamaño medio como el Ford Focus y el Fusion.

focus

fordfusion

Ford había anunciado en abril la inversión en la nueva planta de San Luis Potosí en México para producir modelos pequeños.

Trump dijo repetidamente durante su campaña que si era electo no permitiría que Ford abriera una nueva planta en México y que impondría fuertes aranceles a los vehículos importados por la compañía.

Una fuente de Ford dijo que la decisión estuvo influida por los objetivos políticos de Trump, como bajar los impuestos y reducir las regulaciones, pero que no hubo una negociación entre la empresa y el político republicano sobre la planta en México.

El mismo día de la comunicación de la automotriz Ford –la segunda de mayor gravitación en los Estados Unidos- Trump amenazó también con imponer un "gran impuesto fronterizo" a General Motors Co por fabricar algunos de sus automóviles Chevrolet Cruze en México.

El peso mexicano reaccionó desfavorablemente al anuncio con una pérdida de un 0.85 por ciento a 20.90, mientras que las acciones de la automotriz subían un 3 por ciento, a 12.49 dólares, en el mercado estadounidense.

Así las cosas, Trump antes de asumir ya empieza con un serio traspié para lo que será su gestión.

“No entiendo porque muchos de mis compatriotas votaron a este desaforado. No nos traerá nada bueno para nuestro pueblo”, explicaba  -en un buen léxico hispano- Bob Durdyn, empleado de comercio de la industrializada Chicago.

 

usacasetas

 

Te puede interesar