Masivo respaldo al orden constitucional

Política 02 de abril de 2017 Por Enter-ate.com.ar - G. Pico - CABA - Alberto Bastia
Si marzo de 2017 constituyó –en la Argentina- un mes de crispaciones para el Ejecutivo encarnado por el Ingeniero Mauricio Macri, el siguiente mes, o sea el cuarto del corriente año se inició con una importante manifestación de respaldo, una buena parte lo interpreta para la gestión constitucional, otra lo verá como una marcha pro gubernamental. Lo vital de todo esto es que la población sigue ejerciendo un derecho que nadie le regala ni se lo canjea: el expresarse a su libre voluntad en todos los rincones del país
Ver galería historicamarchadocente
1 / 3 - historicamarchadocente

(www.enter-ate.com.ar – Gral. Pico – CABA – por Alberto Bastia *) Ya se estaba pergeñando, quizá en silencio pero si se cavilaba, que tras las demostraciones de fuerza de los últimos días de un marzo semi veraniego en lo climatológico, bastante otoñal en lo político, que la gestión de lo coalición Cambiemos no se quedaría atrás y algo organizaría.

marcha1Asanluis

Tal vez lo escrito fuese desmentido por las palabras pero que la idea estaba, nadie la descarta y mucho menos la miraban como una respuesta a la impronta kirchnerista y semi opositora como fueron la marcha docente y la masiva marcha del 24 de marzo, fecha en que se repudia la instalación de la última dictadura cívico militar.

Explico que muchos asistentes a la marcha docente –la del pasado miércoles 22 de marzo- en respaldo a un conflicto que lleva justo un mes de nacimiento pero su génesis dio comienzo antes de la finalización del período lectivo del pasado 2016, despotricaban ante la actual batería de medidas implementada por la gestión que comenzó el pasado 10 de diciembre de 2015 –si son opositores guarda cierta lógica- y cantaban vitoreando la gestión que la tuvo a la ex Jefe de Estado Cristina Fernández de Kirchner como la representante de doce años de gobierno legítimo.

historicamarchadocente

marcha24marzo

“Vamos a  volver, vamos a volver”, no precisa demasiada explicación al respecto.

Y la otra marea humana, la que acompañó a un abanico de organismos defensores de los Derechos Humanos, también batía la impronta opositora. Cuando en rigor histórico lo que debe repudiarse en esa fecha fue la instalación de la oprobiosa y sangrienta dictadura de 1976 hasta diciembre de 1983. Y no convertir esa demostración, que fue multitudinaria, en una prueba de fuerza ante la gestión de Mauricio Macri.

Una gestión que si no tiene empatía con las aspiraciones de quienes lo votaron y de algunos que no lo hicieron pero algo de respiro le dan –digamos un cheque en blanco, por un monto razonable- será reprobada en los próximos comicios de octubre venidero.

Pero lo inadmisible es que desde el palco se hubiera vitoreado el accionar de la guerrilla, tanto la que respondía al peronismo Montonero como al trotskismo del Ejército Revolucionario del Pueblo. Nada justifica el aplauso y la reivindicación de ese accionar.

Y quede en claro, mucho menos el que tuvo como responsable al Estado que quedó en manos de un grupo de criminales militares y civiles, a lo que se conoce como terrorismo de Estado.

Nada de teoría de los dos demonios. Simple y claro: enfermizas mentes criminales y punto.

Ahora bien, la marcha que fue convocada por redes sociales para la tarde noche del sábado 01 de abril no tuvo a la Casa de Gobierno como el ente originador de la misma. Y si de algún despacho salió la idea, la población que utiliza la zanahoria para ensalada o para un estofado de los domingos fue por motus propio.

Probablemente muchos de los asistentes fueran votantes. Otros simples ciudadanos que sienten que salir a defender a la democracia es un deber ineludible. Otros movidos por su fe militante. Otros por su enojo con la administración del kirchnerismo. “Es para Cristina –Fernández de Kirchner, la ex Presidente- que lo mira por TV”, cantaban un numeroso grupo de mujeres en cercanías de la mítica Plaza de Mayo.

paismejor

A la misma hora, cerca de las 18, en que la cercanía a dicho paseo público se colmaba de gente, en diversas localidades de la Argentina profunda se replicaba la acción.

Y así se llegó a la hora en que la marcha en “apoyo a la democracia” comenzaba a formar parte de la historia. Cerca de la hora 20 y 30, ya el sol a esa hora es un recuerdo en este abril que comienza a manifestarse otoñal la desconcentración se hizo sin sobresaltos.

“Vinimos en subte –el metro para los españoles- y nadie nos trajo”, remarcaban muchos de los ya desconcentrados. Una obvia alusión a lo que sucedió en las pasadas movilizaciones, las del 22 y la del 24 de marzo, cuando en la espaciosa y céntrica Avenida Nueve de Julio estaba poblada por centenares de micros proveídos por los convocantes a dichas demostraciones de fuerza.

Así las cosas, sin la presencia de funcionarios de Gobierno –sólo algunos de segunda línea estuvieron en la marcha- la concentración del sábado tuvo variados condimentos; algunos super anti kirchneristas y super macristas; otros –presumo que una amplia mayoría- con el concepto de defender el orden constitucional lejos de los ismos.

Que distinto hubiera sido si este espíritu de defensa de la institucionalidad se hubiese aplicado meses antes del golpe de 1976. Lo sé, lo pasado es pasado. Nada se puede remediar. Pero no deja de dar vuelta en la cabeza la idea de que sólo faltaban 9 meses para las nuevas elecciones presidenciales.

Elecciones en las que el peronismo no hubiese sido el vencedor.

helicopterocierreisabelita

 

No se llora sobre lo que no se hizo. Pero sí se debe reconocer que algo de valentía faltó por entonces.

 

(*) Alberto Bastia, Director Propietario de www.enter-ate.com.ar

Te puede interesar