Macron, Le Pen y el balotaje

Internacionales 24 de abril de 2017 Por Enter-ate.com.ar - G. Pico - París -Alberto Bastia
Tras conocerse el resultado, Emanuel Macron recibió –el mismo domingo 23 de abril, fecha de la primera vuelta- el apoyo de los socialistas y los conservadores para frenar a la ultraderecha encabezada por Marie Le Pen
Ver galería asambleafrancia
1 / 2 - asambleafrancia

(www.enter-ate.com.ar – Gral. Pico – París – por Alberto Bastia *)  Luego de las elecciones presidenciales del pasado domingo 23 de abril, Francia vive una nueva era en la arena política. Ni el vencedor Macron ni la derrotada Le Pen forman parte de agrupaciones hayan gobernado ese país en las últimas décadas.

seguriddfrancia

Macron, ex Ministro de Economía durante la primera fase de la gestión del actual Jefe de Estado socialista, Francois Hollande, montó En Marche!, su agrupación que fue subiendo en las encuestas hasta situarse como el vencedor en la primera vuelta con un porcentaje que superó por una centésima los 24 puntos, que traducido en papeletas significaron algo más de 8 millones seiscientos mil respaldos.

Le Pen, hija del fundador del xenófobo Frente Nacional, cosechó el 21,30 por ciento de los sufragios, llevándose la friolera de mucho más de 7 millones y medio de votos para su molino.

Estos dos personajes de la política gala volverán a estar en la disputa el próximo domingo 7 de mayo, el momento de la verdad, la hora del balotaje.

Pasado el momento del festejo de los seguidores de Macron y la euforia de los lepenistas, lo que queda tras tamizar todo lo sucedido es que, por primera vez en Francia la disputa no será entre la izquierda y la derecha o viceversa. Lo que está sobre la mesa es la visión europeísta; liberal y reformistas de En Marche! frente a la óptica soberanista; proteccionista y populistas de los seguidores del Frente Nacional.

franciavota

Los comicios exhibieron lo que ya se presumía; un país fraccionado entre el campo y la ciudad; la Francia profunda y la zona costera; el este y el oeste; los ciudadanos con bajo y alto nivel educativo. Es decir, una Francia agrietada como otros muchos países.

Ya con la escenografía del día después, Macron llama a la unidad de los demócratas, de “los patriotas frente a la amenaza de los nacionalistas”. Es un intento de reproducir la unidad nacional que cristalizó en mayo de 2002 cuando el presidente neogaullista Jacques Chirac se disputó la presidencia con Jean-Marie Le Pen, el viejo patriarca ultra y padre de Marine Le Pen. Chirac sacó 82% de votos.

En tanto, la estrategia de Le Pen consiste en definir a Macron como el candidato de las élites políticas y financieras, el hombre del establishment internacional que ha aniquilado la soberanía nacional francesa, el presidente cosmopolita, el de la Francia multicultural y desarraigada que no la protegerá ante la supuesta invasión foránea y el terrorismo.

aficheslunes24

El Frente Nacional bosqueja a la segunda vuelta como un referéndum en varios niveles. Sobre la UE, la Unión Europea. No debe soslayarse la mirada de Le Pen sobre el Brexit británico. “Basta de abrir las fronteras, debemos mirar hacia adentro, a lo nuestro”, precisaba Florian, una votante de Le Pen y orgullosa “de ser francesa pura, sin mezcla de raza”.

Sobre la “globalización salvaje”, como dijo la candidata en un guiño a los votantes de izquierdas que pueden sentirse seducidos por su programa económico. Sobre la nación: “Francia sí o no”, resumió en una entrevista radiofónica su mano derecha, Florian Philippot.

Macron, de 39 años, un prolijo hombre del mundo banquero, estima que tanto izquierda como derecha “son categorías arcaicas y que hay que pensar en términos de conservadores y progresistas”. Según su entender, tanto en la izquierda como en la derecha hay conservadores y progresistas. Su meta: poner bajo un amplio manto ese progresismo transversal.

Los primeros sondeos le otorgan la victoria a Macron sobre Le Pen; dando un valor numérico del 62 por ciento ante el 38 por ciento. Datos que según ha indicado Macron pueden “desmovilizar a los votantes y poner en riesgo la victoria”.

Los sondeos dan hoy a Macron en torno a un 62% de votos frente a un 38% de Le Pen, pero Macron teme que dar la victoria por segura desmovilice a sus votantes y ponga en riesgo la victoria.

Así las cosas, en dos semanas la duda se dilucidará. O Macron y el mantenimiento en la Unión Europea; o Le Pen y un brexit a la francesa. Una disyuntiva que no sólo incumbe a quienes habitan el territorio galo; ese dilema trasciende fronteras porque en algunos sectores sociales de la Europa del siglo veintiuno la intención de abandonar la UE los seduce.

Un sueño que también anida en los sectores de una izquierda radicalizada y anti sistema; que no es la del candidato Melanchon que con un porcentaje rozando el veinte por ciento apuesta también a volcar a su electorado para el candidato Macron.

franciainsumisa

“Un salto al vacío del que después costará volver, si se cristaliza”, analiza un asesor del bloque de diputados de la izquierda en el Parlamento Europeo.

Quien gane el venidero 7 de mayo tendrá que gobernar esas dos Francias, bastante alejadas. Para lograrlo, tendrá que cosechar una mayoría parlamentaria en las legislativas del próximo junio. 

Una segmentación política y social que estará cada vez más crispada en un país que ya no es ni el sueño de Charles De Gaulle ni la canción romántica y a veces penosa de Edith Piaf.

 

(*) Alberto Bastia, Director Propietario de www.enter-ate.com.ar

 

Te puede interesar