Una suspensión parcial

Política 03 de noviembre de 2016 Por
Emilio Monzó anunció la suspensión parcial del aumento de dietas de los diputados
descaros

(www.enter-ate.com.ar – General Pico – CABA – por Alberto Bastia *)   Emilio Monzó, el titular de la Cámara de Diputados de la Argentina, destacó se suspenderán, en las dietas de los legisladores, los aumentos de los gastos de representación y el incremento que se había dispuesto en los pasajes y dijo que se analizará cuál deberá ser el valor para cubrir esos gastos.

Monzó hizo la aclaración –en la jornada del jueves 3 de noviembre, la mega jornada del debate en la Cámara Baja-, previamente a la votación del proyecto de Presupuesto 2017, ante la polémica que se generó por la duplicación del gasto de representación, que se elevó de 10.000 a 20.000 pesos, y el aumento de los viáticos.

escandalo

El incremento de las dietas desató una fuerte polémica ya que se incrementó un 47%, ya que, además del 31% otorgado a la categoría más alta que se traslada automáticamente a los legisladores, se sumó el aumento de los gastos de representación y de los viajes.

En un comunicado, Monzó aclaró que “la dieta de los diputados fue confundida y tergiversada”, y en este sentido explicó que “se estableció por resolución 13 del año 2011, de acuerdo al artículo 4° que fija a partir del 1° de enero de 2012, los conceptos de dietas de los señores legisladores nacionales en más del 20% de la remuneración que percibe un director del Congreso nacional”.

En este orden, el titular de la Cámara destacó que la dieta de los diputados tuvo un incremento del 18% en marzo y del 13% en agosto, producto del acuerdo de paritarias para todos los empleados del Congreso.

“Me hago responsable del sinceramiento de los gastos de representación y de los tramos aéreos”, sostuvo Monzó en el recinto de sesiones, y esgrimió que “junto con los presidentes de los bloques estimaré cuál es el gasto en que incurre un diputado nacional para estar en la Ciudad de Buenos Aires”.

aborrarlos

Este incremento salió a la luz hace días. Generó, como era de esperar, enojos en amplios sectores sociales cuando se observa que un jubilado recibe un estipendio mínimo que no supera los 8 mil pesos, unos 550 dólares.

Recordemos que con todos los incrementos, una burla cuando un 32 por ciento de la población de la Nación vive bajo el umbral de la pobreza, la dieta de los legisladores rondaba los 145 mil pesos, poco menos de 10 mil dólares, y tambien unos 9 mil euros.

 

Así las cosas, ¿Hacía falta que la calle bramara para que los legisladores se pusieran los pantalones largos y la cabeza de ese recinto legislativo tomara una medida que no debió haberse ni sugerido?

Da la impresión que sí. Que si no hay bramido, no hay reconocimiento de error.

 

(*) Alberto Bastia, Director Propietario de www.enter-ate.com.ar

Te puede interesar