Rosas quiso pagar una deuda con las Islas Malvinas

Política 04 de abril de 2018 Por
"Creen que soy federal, no, señor, no soy de partido alguno, sino de la patria", estas palabras pertenecen a Don Juan Manuel de Rosas quien utilizó al federalismo como máscara para llevar a cabo una política que respondía a sus intereses
Ver galería Stanleywaterfront
1 / 2 - Stanleywaterfront

(NuevosPapeles.com – Mendoza – CABA – por Luciana Sabina)  Desdibujó las bases ideológicas: si lo apoyaban eran federales, de lo contrario, unitarios. De allí que Sarmiento esgrimiera nuevos términos para designar a cada bando, hablando de civilización y barbarie. 

Otro gran mito es la defensa de Rosas a la soberanía nacional. Los bloqueos efectuados por Francia e Inglaterra le dieron un enemigo externo y conveniente para aglutinar a las masas, bastante cansadas de su política de terror. Así, la animadversión hacia los extranjeros se incrementó a la par del apoyo popular al dictador. 

 laplazadeargentinabaring

 

Probablemente esto nos recuerde a la Guerra de Malvinas, pues se dio un proceso similar de aglutinamiento. Párrafo aparte merecen las islas en la historia del Restaurador.  Allí, "el prócer" demostró que su noción sobre el honor y la soberanía era bastante elástica. En 1824 la Argentina solicitó el famoso préstamo a la Baring Brothers & Co., de Londres. Poco después entró en cesación de pagos y una serie de bonistas extranjeros comenzaron a reclamar al gobierno nacional. Años más tarde, siendo Rosas gobernador de Buenos Aires, los ingleses tomaron las islas Malvinas. La primera respuesta fue amonestar por escrito el hecho: acababan de insultar nuestra dignidad y pisotearnos vilmente. Pero el escarnio fue temporal y Rosas ofreció pagar a los bonistas ingleses con el archipiélago. En 1838 se dio a Manuel Moreno, ministro argentino en Londres y hermano de Mariano, la siguiente directiva: "Adicional a las instrucciones dadas con fecha de hoy (…   ). Insistirá que se le presente el reclamo respecto de la ocupación de las islas Malvinas, y entonces explorará con sagacidad sin que pueda trascender ser idea de que este Gobierno si habría disposición en el de S.M. B. a hacer lugar a una transacción pecuniaria, que sería para cancelar la deuda pendiente del empréstito Argentino". 

 rivadaviabaring

 

No se sabe si Moreno realizó alguna gestión por entonces, pero en 1843 llegó a Buenos Aires François Falconnet, enviado por Baring Brothers & Co. para renegociar la deuda y se le ofreció oficialmente cancelarla con Malvinas. Falconnet no aceptó. Los argentinos insistieron a través de una serie de cartas oficiales que se conservan en los archivos de la Baring y no dejan duda alguna a la posteridad.

 picture

 

Simultáneamente, exiliado en Europa, Rivadavia conoció la noticia: las Malvinas habían caído en manos británicas. Se amargó enormemente, pues lo sabía evitable. Bernardino se quejó de no tener más información respecto al -en sus palabras- "humillante y funesto negocio sobre Malvinas" y escribió: "El gobierno de Buenos Aires no ha podido ser sorprendido por la ocupación de dichas islas, decretada por el gobierno británico, porque poco después de haberme usted embarcado -se refiere a Agüero-, leí en el Courier de Londres un artículo que fue para mí decisivo en la determinación del citado gobierno a cortar la tan impolítica cuestión que había suscitado la ciega codicia y arrogancia de los norteamericanos, apropiándose la alhaja". 

 labancaabaring

 

Como vemos, la historia tiene más facciones que las que muestran algunos historiadores y es fundamental unirlas a todas para observar su verdadero rostro.

 

Te puede interesar