Rajoy busca un aliado en Argentina

Política 09 de abril de 2018 Por
La visita del presidente español, Mariano Rajoy, a Argentina, renueva los lazos entre ambos países y sienta las bases para seguir avanzando en aspectos económicos y políticos, así como en un acuerdo UE, Unión Europea-Mercosur
Ver galería lamoncloa
1 / 2 - lamoncloa

(Dw.de – Madrid – por Cristina Papaleo)  Atrás parecen haber quedado los tiempos del enrarecimiento de las relaciones entre Argentina y España, cuya historia los une desde hace siglos.
Ese cambio parece verse confirmado con la visita oficial del presidente español, Mariano Rajoy, a la Argentina de Mauricio Macri, este martes 10 de abril, la primera de estas características de un mandatario español en 11 años, luego de que Cristina Fernández de Kirchner estatizara el 51 % de las acciones que tenía Repsol en la petrolera argentina Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), en 2012. 

Macri ya había visitado España en febrero de 2017 y fue recibido también por los reyes de España. En ese momento, Rajoy dijo que Argentina era "un país en marcha". En entrevista con Cadena 3, el presidente argentino afirmó el 4 de abril pasado que "fue un error la confiscación y expropiación de YPF". Y en declaraciones al diario español ABC, subrayó que la relación actual entre España y Argentina se podía comparar con "la de dos amantes que se vuelven a encontrar”.

macrirajoy

"La relación entre Argentina y España durante el kirchnerismo fue siempre tensa y complicada, ya desde la primera visita oficial que hizo Néstor Kirchner a España, en 2003”, dijo a Deutsche Welle Carlos Malamud, historiador e investigador principal del Real Instituto Elcano, de Madrid.

carlosmalamud

Pero la expropiación de Repsol durante el gobierno de Cristina Fernández tensó la situación "hasta límites desconocidos hasta ese momento”, subrayó, y "no solo en el orden económico, sino también en el político y el diplomático”.

"Cuando Macri llega al gobierno”, continuó Malamud, "empieza a haber cambios profundos. Nunca las relaciones entre Argentina y España habían tenido tanta relevancia como en los últimos años”. El viaje actual de Rajoy es, según él, otro paso para avanzar en esa misma dirección.

 

 

Argentina y España: desafíos políticos y económicos

De hecho, desde que asumió el cargo, Mauricio Macri intenta volver a posicionar a Argentina en el escenario internacional. Estos cambios se ven coronados por la presidencia argentina del G20, la primera de un país sudamericano. El gobierno quiere que Argentina "vuelva a tener protagonismo luego de décadas de ausencia”, según dijo el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y está poniendo en marcha ambiciosas reformas económicas y fiscales internas. También hay iniciativas para dar impulso al pacto comercial Unión Europea-Mercosur y planes para ingresar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), lo que podría concretarse en mayo, según dijo la vicepresidenta argentina, Gabriela Michetti, luego de su reunión con José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, a fines de marzo.

Sin embargo, "afianzar las relaciones con Argentina empalma también con las necesidades del gobierno español”, explicó en entrevista con Deutsche Welle Marcos Novaro, analista político e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). "El gobierno de Rajoy está debilitado y se enfrenta a desafíos políticos y económicos duros, en una España convulsionada. Macri, con su moderación y su política centro-liberal y pro empresaria, le ofrece la posibilidad de tener un nuevo aliado y de que España pueda mostrarse como un país que es la puerta hacia Europa”.

marcosnovaro

En 2017, Argentina le vendió a España 1.580  millones de dólares, y las exportaciones de España hacia Argentina fueron de 1.957 millones de dólares en ese mismo año, según la Secretaría de Estado y de Comercio de España. Las ventas españolas a Argentina aumentaron un 51 % el año pasado, mientras que el aumento de productos argentinos vendidos a España fue solo del 3,7%. En Argentina hay 240 empresas de capital español, según la Cámara Española de Comercio de la República Argentina, y España es el segundo inversor en Argentina, detrás de EE. UU. Argentina ocupa el puesto 24 en la lista de inversores en España."Argentina necesita todo tipo de ayuda externa porque tiene una economía muy frágil y un problema gravísimo de productividad, de falta de exportaciones y de acceso a los mercados desde hace muchos años”, afirma Novaro.

Pero este nuevo acercamiento, según Malamud, está teñido aún de una "cierta desconfianza por parte de España con respecto a que se vuelva a vulnerar la seguridad jurídica de los contratos, si hubiese un cambio en el gobierno” luego de las elecciones. "Eso podría conducir a una situación complicada”, señala.

 

Un vínculo de larga trayectoria

Los lazos entre ambos países no son solo de carácter económico. Una extensa tradición cultural los hermana y eso se refleja en numerosos acuerdos sobre educación y cooperación cultural, ciberseguridad, transferencia de conocimiento y desarrollo energético, los más recientes firmados en febrero de 2017, durante la visita de Macri a Madrid.

En opinión de Carlos Malamud, la larga trayectoria en las relaciones bilaterales entre España y Argentina hace que ambos países salgan ganando: Argentina, porque puede contar con un socio importante en la Unión Europea, que defiende sus posiciones. "El caso más relevante es la postura española en relación con el tratado de asociación del Mercosur”, dice. Y España, porque tiene un aliado a favor de un aumento del comercio bilateral.

En un mundo en el que muchos gobiernos optan por el proteccionismo y por un populismo nacionalista, ya sea de izquierda o de derecha, "Rajoy y Macri pueden demostrar que las opciones moderadas y cooperativas prosperan”, subraya, por su parte, Marcos Novaro, para quien la cancillería argentina parece haberse dado cuenta de que "debe bajar su pretensión de ser interlocutor de las grandes potencias, como EE. UU., Francia o Inglaterra”. Según él, son las potencias intermedias a las que Macri debería privilegiar. Entre ellas están España, Canadá y Australia.

Ambos expertos coinciden en que la concreción de un acuerdo Unión Europea-Mercosur, aunque sería gradual y modesto en un principio, representaría un triunfo político para los dos países. A pesar de que los resultados económicos de la renovada amistad hispano-argentina no se traduzcan en grandes beneficios inmediatos, los lazos que se afirman con esta visita de Mariano Rajoy a Buenos Aires son una base política sólida para continuar avanzando en ese sentido.

 

Te puede interesar