Previsiones

Economía 13 de septiembre de 2019 Por
Mario Draghi –titular del Banco Central Europeo- explicó que las estimaciones de los expertos auguran un alza del uno coma uno por ciento, menor al uno coma dos por ciento que pronosticaban en junio. El BCE bajó también la tasa de depósito
Ver galería laseguridad
1 / 2 - laseguridad

(www.Enter-ate.com.ar – General Pico – Frankfurt) En una conferencia de prensa realizada en la germana ciudad de Frankfurt , el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi informó que la entidad revisó a la baja sus previsiones de crecimiento para 2019, que ahora se ubican en el 1,1 por ciento, 1 décima menos que las estimaciones dadas a conocer el pasado mes de junio.

Draghi explicó que el Consejo de Gobierno del BCE estima que la inflación de este año será de un 1,2 por ciento, también 1 décima menos que la estimación de junio. Los pronósticos de crecimiento para el año 2020 también fueron rebajados por la entidad financiera, que del 1,4 por ciento estimado en junio ha quedado ahora en 1,2 por ciento. Para 2021, en tanto, mantiene sus cálculos de un 1,4 por ciento.

El funcionario de origen italiano dijo que la información disponible muestra "un debilitamiento más prolongado de la economía de la zona del euro", y añadió que "esto se refleja en las nuevas proyecciones del personal del BCE, que muestran una bajada de las perspectivas de inflación”, que para 2020 será de un 1 por ciento y en 2021, de 1,5 por ciento (a diferencia de las previsiones de junio, de 1,4 y 1,6 por ciento respectivamente).

nuevosbilletess

 

Impulso a la economía

Además, el Banco Central Europeo decidió bajar por primera vez desde marzo de 2016 su tasa de depósito, que es la que remunera el dinero que depositan los bancos en la institución, de un -0,40 por ciento a un -0,50 por ciento. En paralelo, el BCE mantuvo sin cambios su tasa de interés principal (0 por ciento) y la tasa de facilidad de préstamo (0,25 por ciento).

Pero la principal medida es la reactivación del programa de compra de deuda pública y privada a partir del 1 de noviembre, con compras de 20.000 millones de euros mensuales, financiadas con la creación de moneda. La rebaja de la tasa de depósitos, que ya era negativa, tiene el objetivo de disuadir a los bancos para que no dejen sus excedentes de tesorería en el BCE y alentarlos a prestar dinero a las familias y a las empresas.

Te puede interesar