Las "hartas esperanzas" en un barrio humilde de Santiago ante la asunción de Boric

Chile, el nuevo Gobierno 10 de marzo de 2022 Por Télam -com- Stgo. de Chile-Marianela Mayer, *
Los habitantes de La Pintana, una de las comunas más humildes de la periferia de Santiago de Chile, tienen "hartas (muchas) esperanzas" en que el futuro Gobierno de Gabriel Boric impulse reformas sociales en el país que cambien la realidad de este barrio abandonado por el Estado y golpeado por la pobreza, la inseguridad y el narcotráfico
gabineteborictres
gabineteborictres

(www.Telam.com.ar – Stgo. De Chile – por Marianela Mayer, Enviada Especial) Casas bajas, pequeñas y enrejadas, se suceden una detrás de la otra en esta comuna periférica del sur de Santiago, de 190.000 habitantes, en cuyas calles escasean los comercios y servicios, se acumulan bolsas de basura y se ven incluso carros tirados por caballos.

Una realidad que contrasta con los rascacielos del centro de la capital y las mansiones de Las Condes, situadas a poco más de media hora de distancia en auto.

Como dicen sus residentes, "De (la céntrica) Plaza Italia para acá es otro país", estigmatizado por el narcotráfico, la delincuencia, la pobreza y la escasez de servicios básicos.

Esta zona superpoblada, donde abuelos, padres e hijos conviven en viviendas sociales de 30m2, fue uno de los bastiones de Boric, en las que el presidente electo ganó tanto en la primera (30%) como la segunda vuelta (73%) de las elecciones.

10-03-2022_los_habitantes_de_la_comuna (1)

No es casualidad que esta comuna haya sido elegida por el futuro presidente como el lugar donde realizará su primer baño de masas el próximo domingo, en un acto cultural con vecinos.

La Pintana es un reflejo de la desigualdad extrema que azota a Chile, donde según las cifras del World Inequality Report de 2022, el 1% más rico de la población concentra el 49,6% de la riqueza total del país.

Marginados por el Estado, los pobladores de la comuna tienen expectativas en el que nuevo Gobierno realice las reformas necesarias para mejorar sus condiciones de vida.

“Espero que se termine todo esto con las nuevas reformas que se van a hacer. Tenemos hartas esperanzas en el nuevo presidente, pero para eso tenemos que trabajar en conjunto con ellos porque este Gobierno (de Sebastián Piñera) nos dejó en un hoyo", dijo a Télam Nancy Hormazabal Padilla, presidenta de la junta vecinal San Francisco III.

Junto a una decena de voluntarios, Nancy participa de una red de distribución de alimentos que por una módica cuota reparte cada semana canastas con productos básicos a más de 600 familias, muchas de las cuales no pudieron recuperarse del impacto de la pandemia.

10-03-2022_los_habitantes_de_la_comuna (3)

"Llegaron a haber más de 100 ollas comunes en la Pintana y algunas se transformaron en comedores solidarios y eso se mantiene. Principalmente, van adultos mayores que están en situación de calle", explicó, por su parte, el dirigente social Freddy Campos.

Para ambos, la prioridad es que el futuro Ejecutivo efectúe su propuesta de reforma tributaria, que busca recaudar 8% del PIB en ocho años, una condición clave para financiar un programa social que estiman costará unos 12.500 millones de dólares.

Entre las medidas más urgentes para los habitantes, destacan el acceso a la vivienda, la educación gratuita y la mejora del sistema de salud pública.

"Ojalá la educación fuera pública porque es muy caro y para una familia que tiene varios hijos, el hijo tiene que estudiar y trabajar para poder pagar sus estudios porque no alcanza", dijo a Télam Cristina Durán, de 37 años, madre de 4 hijos y voluntaria en la junta vecinal Villa Salvador Dalí.

"Nosotros como personas pobres no nos alcanza para darle la educación de nivel superior en lo que quieren ellos", agregó, mientras repartía comida entre los vecinos.

Si bien en La Pintana existen escuelas municipales, según explicaron los delegados vecinales, la distribución de fondos públicos es muy desigual en los municipios de Chile y la comuna recibe diez veces menos de inversión per cápita anual que los barrios más pudientes como Las Condes o Vitacura.

También la presencia de atención médica es escasa en este barrio, donde sólo existen seis consultorios de atención primaria que están desbordados, por lo que la junta vecinal de San Francisco III comenzó a ofrecer un servicio gratuito de revisión ginecológica en su sede.

"Yo me atiendo en la salud pública, pero se me complica mucho porque estamos al margen y todo se demora. Mi hija está esperando hace tres años una operación súper simple, es solo extirparle las amígdalas. Imagínate", expresó a Télam Ana Navarrete, de 39 años, delegada en la junta vecinal Villa Salvador Dalí.

"Si uno quiere una buena salud, tiene que pagar para ir a las tremendas clínicas que hay aquí. La atención primaria no tiene fondos para hacer prevención", se lamentó Nancy.

Otro de las reformas más importantes para los habitantes de este barrio es la previsional, en un país donde la jubilación mínima está por debajo de los índices de pobreza.

"Que se mejore la pensión de los mayores porque han trabajado toda su vida y que reciban una pensión mísera es terrible. Las cosas suben y suben y el sueldo no", explicó a Télam María Ojeda, una jubilada de 70 años de centro de adultos mayores José Obrero.

En líneas generales, los vecinos adhieren al programa de Boric, del cual fueron invitados a participar en reuniones para elaborar el proyecto.

Pese a las grandes expectativas, son conscientes que los cambios no serán inmediatos.

"Desgraciadamente, no puede ser todo al tiro, tiene que ir piano piano. Creo que este es un programa para más de cuatro años", explicó Nancy y agregó: "Además hay que ver qué va a pasar con la Constitución, todo está por verse".

10-03-2022_los_habitantes_de_la_comuna (2)

Sin embargo, los residentes consultados coincidieron en que si el futuro Ejecutivo no avanza como tiene previsto o el Congreso bloquea la gobernabilidad, la ciudadanía volverá a salir a las calles para reclamar por sus derechos.

"Si uno no protesta, no consigue nada. Todo lo hemos conseguido en la calle, nada ha sido gratis", concluyó la presidenta de la junta vecina San Francisco III.

* Marianela Mayer, Enviada Especial a Chile

Te puede interesar