Represalias palestinas por la incursión israelí que dejó 12 muertos en Cisjordania

Cinco cohetes disparados desde Gaza y un ataque individual en Tel Aviv que dejó a varias personas heridas fueron hoy las represalias palestinas a la mayor incursión militar de Israel en Cisjordania, que dejó 12 muertos y un centenar de heridos, informó hoy la prensa local e internacional

En Palestina, lo Destacado, la Violencia No cesa 05/07/2023 Télam - com - Jenin

(www.Telam.com.ar – Jenin) Un palestino afiliado al movimiento Hamas chocó esta tarde con una camioneta a varias personas en una parada de colectivos en Tel Aviv y luego se bajó y apuñaló a algunas de ellas, hasta que fue abatido, informaron autoridades, que reportaron siete heridos.

Hamas y otros grupos armados palestinos elogiaron el ataque y dijeron que fue en respuesta a la incursión lanzada ayer por Israel en los territorios palestinos que ocupa en la región de Cisjordania, a la que Tel Aviv dio fin hoy después de dos días.

La Policía dijo que el atentado en Tel Aviv ocurrió frente a un centro comercial del norte de la ciudad y que un civil armado logró "neutralizar" al agresor, una fórmula que las autoridades israelíes usan para indicar que el atacante cayó muerto.

400px-Capture_of_a_Palestinian_civilian_by_Israeli_soldiers

Las autoridades dijeron también que siete personas resultaron heridas, cuatro de ellas en estado "serio a moderado" y tres, "moderado a bueno".

Pasada la medianoche (todavía la noche en la Argentina), las fuerzas armadas de Israel reportaron que interceptaron cinco cohetes lanzados a su territorio desde Gaza, que hasta poco después no se había atribuido ninguna facción palestina.

"Cinco cohetes fueron lanzados desde la Franja de Gaza hacia territorio israelí; la defensa aérea desplegada por la FDI (Fuerza de Defensa Israelí) interceptó exitosamente todos los cohetes lanzados", se informó en un comunicado, según la agencia de noticias AFP.

Más temprano, en Cisjordania, tropas israelíes continuaron con el gran operativo militar que tenía lugar en el campamento de refugiados palestinos ubicado dentro de la norteña ciudad de Jenín.

Cientos de soldados, drones, vehículos blindados, aplanadoras y retroexcavadoras fueron desplegados por el Ejército para la incursión.

El Ministerio de Salud palestino dijo esta noche en el último balance que 12 palestinos murieron y 100 resultaron heridos, pero temen que el número de fallecidos ascienda, ya que 20 de los heridos tienen cuadros graves. Hasta ayer, los muertos eran nueve.

Poco después, el Ejército israelí informó en un comunicado que uno de sus efectivos “murió esta noche por disparos durante la operación contra la infraestructura terrorista en el campo de refugiados de Jenin”, según la agencia de noticias Europa Press.

Esta noche, las fuerzas militares de Israel comenzaban a retirarse de Jenin, dando por concluida la operación.

El inicio de ese repliegue, confirmado por fuentes militares a la agencia de noticias Europa Press, tuvo lugar apenas unas horas después de que el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, fuera a un puesto de control cercano a Jenín para justificar la necesidad de "completar la misión".

El ataque recordó los grandes operativos que Israel lanzaba a principios de la década de 2000 durante el segundo levantamiento general palestino, o Intifada, convirtiéndose así en el periodo más violento que se registra desde ese entonces en la región, con más de 200 muertos en lo que va de 2023.

La violencia ya se había desbocado en 2022, pero se agravó con la asunción en diciembre del nuevo gobierno de Netanyahu, una alianza de partidos nacionalistas y religiosos que es la administración más derechista de los 75 años de historia de Israel.

La mayoría de los muertos de este año eran palestinos, pero Netanyahu estaba bajo presión interna tras múltiples ataques contra habitantes de las colonias que Israel tiene en Cisjordania desde hace décadas, incluyendo uno que dejó cuatro israelíes muertos el mes pasado.

"Nuestras fuerzas entraron en el nido de terroristas en Jenín, están destruyendo centros de mando y capturando una cantidad considerable de armas", dijo Netanyahu.

En Tel Aviv, la policía acordonó la camioneta gris usada por el atacante palestino, que quedó atravesada sobre una vereda con su parrilla completamente destruida.

Hamas elogió al palestino muerto como un "combatiente mártir" y dijo que su acción fue "una venganza heroica por la operación militar en Jenín".

El movimiento islamista que controla el territorio palestino de la Franja de Gaza desde 2007 dijo que el agresor era uno de sus miembros, pero no dijo si había mandado a cometer el ataque, como suele hacer, o si había actuado por cuenta propia.

Yihad Islámica, otro grupo armado palestino, también elogió al atacante.

Medios publicaron imágenes de cámaras de seguridad en las que se ve el momento en que el hombre estrella la camioneta contra los transeúntes, luego baja del vehículo y empieza a perseguir y a apuñalar a varias de las personas.

Un video subido a redes sociales mostró a un hombre con un casco de motociclista que efectúa varios tiros al palestino con una pistola, y que también le arrebata de una patada un cuchillo que llevaba en su mano.

El servicio de seguridad interna de Israel, el Shin Bet, identificó al autor del ataque como un palestino oriundo de Cisjordania.

El jefe de la Policía de Israel, Kobi Shabtai, dijo a periodistas en la escena del crimen que siete personas relacionadas con el atacante habían sido detenidas, pero no dio más detalles.

El ataque coincidió con el segundo día del gran operativo militar israelí en Jenín, que comenzó después de la medianoche del domingo.

Israel dijo que tenía como blanco a milicianos de un grupo armado local poco conocido llamado Brigadas Jenín.

El Ejército israelí dijo hoy en un comunicado que había "neutralizado" un pozo subterráneo para almacenar explosivos en la ciudad palestina.

"Los soldados localizaron y desmantelaron dos salas de operaciones que pertenecen a organizaciones terroristas de la zona", agregó la nota.

Jenín y su campamento de refugiados son bastiones de grupos de la resistencia armada palestina a la ocupación israelí, y son escenarios de redadas israelíes desde hace meses.

El Gobierno autónomo palestino del presidente Mahmud Abbas, a través de su Ministerio de Relaciones Exteriores, denunció "una guerra abierta contra la población en Jenín".

"El campo de refugiados se enfrenta a una situación desastrosa", con cortes de agua y electricidad, afirmó el alcalde de la localidad, Nidal Abu Saleh.reprimenapalestinos

Te puede interesar
Lo más visto