El periodismo, de luto